martes, 8 de mayo de 2007

aPLAuso

De mi asistencia a la lectur A. de Fruela en Jerez salí con un propósito firme: leer a los jóvenes poetas de moda. Tampoco me iban a hacer perder mucho tiempo, que digamos, y estaría al día. Manos a la obra, las señoritas primero y ayer leí Tara de Elena Medel. Y vale, juro por la tierra roja que no voy a exagerar: mal no está.

Más tarde comí en casa de mis padres y por allí rodaba la reciente antología de Julio Mariscal (1922-1977) editada por Renacimiento. Supongo que Jaime se la dejó olvidada este fin de semana. La abrí al azar y ¡pum!:
Me decía mi madre:
"Ahora los libros que después tendrás tiempo.
Ahora los libros".
Y yo guardaba el corazón sin estrenar, ileso,
por teoremas y batallas.

Las tres, las cuatro y a las cinco en punto
la merienda: su leche con galletas.
Mis hermanos mayores perdiéndose en sus cosas
y el cartero de azul galoneado.
Pero a las seis cruzabas tú, el crepúsculo
te traía de la mano y ya Pitágoras
se empolvaba en mi olvido, y ya las rosas
clavadas en la página y el río
como un lejano, muerto crisantemo.

Eran las seis, cuando las nostalgias,
cuando el andar primero de las sombras,
y tú cruzabas y contigo el mundo
que mi madre quería para luego,
pero que yo llevaba entre los ojos.
Esto sí que sí, me dije, un poco avergonzado de mi falta de modernidad, de mis raíces de pueblo, de mi obstinación estética. Menos mal que cuando llegué a mi casa propia, otro pueblerino, Pla, me pasó el brazo por el hombro:
Las modas, a mí, siempre me han resbalado.

9 comentarios:

Rocío Arana dijo...

Jooo qué bueno el poema. Ay qué nostalgia. Pero me queda una duda, ¿de quién es? ¿De la Medel o de la antología?

E. G-Máiquez dijo...

El poema es de Julio Mariscal, de su libro Poemas a Soledad.

Enrique Baltanás dijo...

¡Qué gran poeta Julio Mariscal!

Bukowski dijo...

¿Elena Medel escribiendo algo así? ¡Santo cielo!

Claudio dijo...

Gracias por esta gota de agua tan fresca, que quita la sed del día. Que bonito...

Jesús Beades dijo...

¡pero qué poemón!

AnaCó dijo...

Cuidado con las modas, de mi indiferencia se han vengado condenándome a prestarles atención ¡durante toda una tesis! Y gracias por el dato del poema y el poeta.

Rocío Arana dijo...

No conozco a la Medel, de ahí el cataclismo de confusión...

Jesús Beades dijo...

"y tú cruzabas, y contigo el mundo", ¡qué peanso verso!