martes, 1 de mayo de 2007

Las buenas formas (verbales)

En la Misa de las Concepcionistas, el sacerdote es un innovador. Ya no nos desea: "El Señor esté con vosotros"; a lo que nosotros antaño le contestábamos educadamente y de corazón: "Y con tu espíritu". Él, que debe tener información privilegiada, asegura: "El Señor está con vosotros". A lo que uno, perdiendo del todo las formas, suspira: "¡Ojalá!"

9 comentarios:

ARP dijo...

Convierten una oración en una banalidad. El Dominus vobiscum (sin verbo) se marcaba por la entonación (Dominus vobiscum!); ellos con el 'está' no dicen nada. A mí me ponen especialmente nervioso cuando además dicen és-tááá, pero peores cosas pueden pasar en esta vida. Al menos no 'herejizan', como pasa en otras innovaciones no muy pensadas.

Agus dijo...

A mí lo que más 'gracia' (me pone a dos mil) me hace es cuando el presbítero en cuestión se cree un Crisóstomo y se pone a improvisar trozos del canon, enmendándole la plana a los siglos y a la sabiduría cristiana. Y haciendo con ello un espantoso ridículo más que acercar la fe al pueblo con esa espontaneidad.

Como si el amor, cada amor, no tuviese sus ritos y, por tanto, sus repeticiones.

gilgamesh dijo...

Suerte que tienes, te reto a que vayas a portaceli, el sacerdote dice algo como:" que tengais un buen fin de semana ( lo dice el domingo por la tarde ) en familia y compañia de seres queridos" alargando mucho el espacio entre una palabra y otra, y cruzandose las manos...Parece que le falta añadir al principio "Pues.. eso..que.."
Más que celebrar la misa, la perpetra.
Un saludo

Rocío Arana dijo...

Genial la entrada y los comentarios. Ay!

Rocío Arana dijo...

Pues un cura que yo conozco, de pronto va y pide que todos digan: "que todos seamos una sola familia para gloria Tuya". Y hay que repetirlo. Y dice en medio de la liturgia: "el mal que no nos deja ser felices/ el odio que no nos deja ser amigos". Me pone a tres mil...

Buentes dijo...

Ese ojalá bien podría haber sido mío... Cuanta necesidad... Saludos Enrique.

QRM dijo...

Quizás es que es extranjero. Tengo entendido que le subjuntivo les cuesta horrores, sobre todo a los de lengua germánica. Igual que la diferencia entre ser y estar. Por eso yo defiendo la absoluta superioridad del español frente a las demás lenguas europeas. ¿Como se puede pensar sin distinguir los matices del subjuntivo o del Ser/estar?

En cuanto a la Iglesia, las misas tienen casi siempre un tono feminoide soporífero y ofensivo. Y después de siglos de afeminamiento clerical -más o menos desde el XVIII- la mariconada ante la vida se ha filtrado a la gente en forma de victimismo y demagogia progre. No lo soporto. Hecho de menos las cruzadas y a San Benito.

Juan Ignacio dijo...

Esconde quizás un interés personal.

Porque las palabras de la respuesta de la asamblea serán las mismas: "y con tu espíritu", pero su sentido vendrá alterado por la alteración de lo anterior.

O sea, el quiere que le digamos que "el Señor está con su espíritu".

Saludos.

Enrique Monasterio dijo...

¡Pobres colegas míos! No sé por qué sois tan canallas.
De acuerdo, a veces decimos tonterías incluso cuando deberíamos estar callados. Lo mismo les ocurre a los poetas, a los políticos, a los médicos, a los periodistas, a los bomberos, a los catedráticos y a los maestros de escuela.
Me consuela pensar que, a pesar de todo, vais a Misa, y seguro que no sólo para oir la última gracia de un cura que trata de acercarse un poco más a la gente.
Por cierto, valdría la pena hablar con esos sacerdotes, fumarse un pitillo con ellos y explicarles lo que os parece equivocado o ridículo. Si lo hacéis, veréis como reaccionan estupendamente bien. Y se sentirán un poco menos solos.