sábado, 8 de septiembre de 2007

La frente / coronada de un castillo

Aprovechando que la Virgen de los Milagros / es una Virgen guerrera y que la actualidad me empuja hasta las últimas consecuencias, voy a dedicar este ocho de septiembre a -entre otras cosas- reflexionar sobre una frase de Nicolás Gómez Dávila. La frase trae a la memoria otra de Cioran, sólo que Gómez Dávila tiene para mí, además, la autoridad de las afinidades. El aforismo:
Si el reaccionario no despierta en el conservador, se trataba sólo de un progresista paralizado.
Y ahora lo dicho: a reflexionar.

34 comentarios:

Anónimo dijo...

Celeste Natividad...
Consolación utrerana,
extremeña y mejicana
Guadalupana nació.
Milagros obró en su Puerto.
Regla de franciscanos nudos
ata luces y mares en Chipiona.
Riojana Vega,
Nuria catalana,
Gracia en Carmona.
¡Tantos los nombres
para el primer Sagrario!
Dios salve a la hoy nacida.
¿Quien más revolucionaria?
¿Y más conservadora?

Perdón por el pregón pueblerino o devoto fervorín.

E. G-Máiquez dijo...

Nada que perdonar; mucho que agradecer. Las últimas preguntas responden bastante bien a las mías.

el rebelde dijo...

mi rebeldía entra en barrena...y acabo de salir de un examen de teoría de la lit. que me ha dejado semiótico perdio...dudas dudas dudas...y la Virgen ¿contempla mi caso?

Jesús Sanz Rioja dijo...

Es curioso, pero la evolución suele darse al revés: el reaccionario inicial pasa a ser un mero conservador. Es cosa relacionada con eso de la juventud y la madurez, el corazón y la cabeza.

Aquilino Duque dijo...

Cada vez que alguien me tacha de conservador, me apresuro a sacarlo de su error: "Conservador no. Reaccionario."

Jesús Beades dijo...

¿Y reaccionario qué significa?

Anónimo dijo...

Coincido con la apreciación del Sr. Duque, se reacciona ante lo perverso de ciertas revoluciones.
Recomiendo leer a Santiago Mora Figueroa, rotundo en este tema.

Gómes Dávila contesta a Beades dijo...

El pasado que el reaccionario encomia no es época histórica, sino norma concreta. Lo que el reaccionario admira en otros siglos no es su realidad siempre miserable, sino la norma peculiar que desobedecían.
*
El comunista odia al capitalismo con complejo de Edipo. El reaccionario lo mira tan sólo con xenofobia.
*
El pensamiento reaccionario es impotente y lúcido.
*
Sabiendo que no puede ganar el reaccionario no tiene ganas de mentir.
*
Al demócrata, para refutar los pensamientos del reaccionario sólo se le ocurre decir que son pensamientos de reaccionario.
*
Progresar es prolongar inercias. Reaccionar es desmontar automatismos.
*
A diferencia de los demás, el reaccionario no espera que la catástrofe se produzca para detestarla.
*
Nada más lamentable que un reaccionario con recetas.
*
El reaccionario no aspira a que se retrocede sino a que se cambie de rumbo. El pasado que admira no es meta, sino ejemplificación de sus sueños.
*
Desde Blake, Wordsworth y el Romanticismo alemán, la poesía moderna es una conspiración reaccionaria contra la desacralización del mundo.
*
Los reaccionarios les procuramos a los bobos el placer de sentirse atrevidos pensadores de vanguardia.

Agus Alonso-G. dijo...

Yo entiendo la fobia a cierto uso de la palabra progreso, que ha traído lo que ha traído. Pero ese gusto por la reacción y el conservadurismo, de veras que no lo entiendo.

Pues claro que hay que progresar. Moral, social, técnica, intelectualmente. ¿O es que nos gustaría volver a los bisontes de Altamira? Yo creo que el reaccionario, el conservador, no se da cuenta de que aquello a lo que se aferra existe precisamente porque hubo quien quiso progresar y lo logró.

Ignacio dijo...

Los reaccionarios les procuramos a los bobos el placer de sentirse atrevidos pensadores de vanguardia.

En la España de hoy observo yo que es precisamente el reaccionarismo el que les ofrece a muchos bobos el placer de sentirse atrevidos pensadores de vanguardia.

Ignacio dijo...

Contra el primer aforismo de la lista, ése de las normas y sus desobediencias, recomiendo encarecidamente la lectura de un libro que (síiiiiiiiiiiiiii) debería ser obligatorio en EpC: "La historia de la columna infame", de Alessandro Manzoni, progresista admirable donde los haya.

E. G-Máiquez dijo...

Vaya, Ignacio, lo siento: no pensé que fueras a sentirte aludido por el aforismo de los bobos a los que se les procura el placer etc.

Gómez dávila contesta a Agus dijo...

Nadar contracorriente no es necedad si las aguas corren hacia cataratas.

Ignacio dijo...

Pinchazo simpático pero que da en hueso, amigo EGM. Lejos, bien lejos estoy yo de sentirme atraído por las vanguardias. Ni de joven, vaya...

Hacía referencia más bien a los Moa, Vidal, etc, que se las han apañado para autoatribuirse un aura de malditismo gratis (por no hablar de los pobres descerebrados, algunos muy jóvenes, que les siguen).

Ignacio dijo...

Agus, hay un reacionarismo intelectual, que merece respeto y atención (no digo yo que esté en la razón, sino que es necesario), pero es difícil de acotar y distinguir del otro que con razón repudias.

A falta de términos más finos podemos llamarlos espiritual y político, respectivamente, y es por el primero por el que habría que romper una lanza. Gómez Dávila y Chesterton son habituales de este blog y buenos ejemplos de autores que militan en ambos, de forma que en la misma página pasas de decir qué tío, qué finura a querer tirar el libro contra la pared.

Por aquí ha salido una pista: el reaccionario lucha contra la pérdida de lo sagrado. Inútil decir que el término sagrado se refiere a algo más amplio que la religión; esa fue precisamente la diferencia que rompió la pareja extraordinaria de Elemire Zolla y Cristina Campo, admirables reaccionarios ambos.

Pero me extiendo demasiado. Sólo decirte que por autores como Gómez Dávila vale la pena superar la antipatía inevitable ante posiciones muchas veces malvadas para quedarse con su defensa de lo trascendente, lo espiritual, lo que nos otorga densidad.

toi dijo...

nadando contracorriente se llega a la fuente
pero, ay, te alejas del mar.
Y al mar es adonde debemos, siempre, mirar.
Si te toca llorar, es mejor frente al mar.
El caso, creo, al final, es nadar, que camarón que se duerme se lo lleva la corriente.
Pensar, pensar, y luego, pensar. De vez en cuando, rompiendo, de cuando en vez, progresando, y casi siempre, reaccionando para defender lo verdadero.

Agus Alonso-G. dijo...

Estimado Gómez Dávila -al que en mi ignorancia es la primera vez que leo mentar-, que el cauce lleve las aguas hacia cataratas no hace de esas aguas charco pútrido, ni elimina el impulso moral que quizá le dio aliento. Aunque supongo que la cuestión de matices está en lo que dice Ignacio. Porque a mí Chesterton raramente me parece un reaccionario. De él aprendí -no textual- que el mejor argumento contra el conservadurismo es precismanete que el hombre no tiende a la mejora, y que curiosamente se convierte en el mejor argumento también contra el progresismo.

De todas, todas, me quedo con la intervención de Toi.

En cualquier caso, creo que no tengo antipatía pura y dura contra quienes se llaman conservadores o reaccionarios, porque por muchos de ellos siento admiración intelectual y personal. Y comparto ideas, al menos en la necesidad de conservar sustancias.

Gómez Dávila, satisfecho, contesta a Ignacio dijo...

Los lectores del escritor reaccionario jamás saben si conviene aplaudirlo con entusiasmo o si patearlo con rabia.
*
Sólo un talento evidente hace que le perdonen sus ideas al reaccionario, mientras que las ideas del izquierdista hacen que le perdonen su falta de talento.
*
La irreligión lamina el alma hasta dejarla sin espesor ninguno.
*
El mundo es sacramental o soso.
*
Al divorciarse religión y estética no se sabe cuál se corrempe más pronto.
*
Abundan los que se creen enemigos de Dios y sólo alcanzan a serlo del sacristán.

Toi dijo...

Gracias le sean dadas señor Agus ALonso-G. por ese sutil comentario sobre mis acuáticas considderaciones. Yo, a mi vez, abundo con las suyas, de tan hondo calado.

Hubo una época en que las polémicas me exitaban
pero de eso hace mucho
ahora las rehuyo, como aquel que decía yo estoy gordo de no discutir, anda ya, no será por eso... pues no será...
quiero decir que si le pregunto unas cuestiones al señor Gómez Dávila, no me entienda vuesa merced que le topo de frente, ni le busco la ofensa, entiéndame en buena hora solo lo que digo, que no entiendo algunas cosas de las que afirma.
Porque aunque puedo estar de acuerdo con alguno de sus asertos, se me viene a las mientes que son afirmaciones categóricas pero no razonadas, solo expuestas.
Por ejemplo, afirmar que una persona de izquierda, solo por serlo, carece de talento, es seductor, pero falaz.
O que el mundo es sacramental, o es soso, aún estando de acuerdo, en mi caso, no lo es en personas muy interesantes que no es fácil vislumbrarlas sacramentalidad, ni aun sacralidad.

Y la afirmación sobre la religión y la estética, es osada, cuanto menos. La belleza para un creyente profundo (incluso superficial) esta atornillada a la idea de la Belleza Suprema, es decir, el Creador, pero la historia nos demuestra que incluso cuando la religión no inspira, o no soporta, al acto de la creación, el mero espíritu del hombre, que, no lo olvidemos, es ontológicamente a imagen y semejanza de Dios, suple esa carencia y es capaz de hablar con el idioma de los ángeles.
No quiero abusar del espacio de don Enrique para disertaciones bien intencionadas pero pobres de fundamento como son las mías.... solo quería comentarle, sin ánimo de molestarle, esos extremos.

Jon Juaristi dijo...

Sin miedo a ser tachados de reaccionarios (pues de eso se trata, de reaccionar eficazmente contra la estupidez).

Gómez Dávila contesta cariñoso a Toi dijo...

No vale la pena tratar de convencer al que no está, de antemano, convencido.
Convencer no es más que volver explícitas las convicciones implícitas.

toi dijo...

es una derrotista pero muy intelectual manera de opinar sobre las discusiones inútiles, con la que estoy ABSOLUTAMENTE de acuerdo.

Según con quién las conversaciones suelen ser de besugos, demasiado frecuentemente.
Pero, según con quién, algunos días, grata y gratificantemente te encuentras adversarios de categoría que te alumbran el camino y que despejan las nieblas, aunque sea solo con una conversación divertida, (o precisamente por eso).
Gracias por su cariñosa respuesta.

Agus Alonso-G. dijo...

O sea, que ser reaccionario es ser de derechas. Si me he enterado bien.

ARP dijo...

Mirad la viñeta de El Roto

Ignacio dijo...

A mí me parece más bien que ser reaccionario, en política, es ser partidario del Ancien Regime frente a la revolución francesa, partidario del sistema de privilegios de casta y sumisión de los inferiores de grado o por fuerza frente al estado de derecho moderno con la igualdad de derechos, partidario del sistema económico medieval de inmensos patrimonios inmóviles y explotación de la tierra por aparcería frente al capitalismo liberal basado en el libre intercambio de bienes y trabajo (véase el segundo aforismo de la lista).

Pero cada uno tendrá su definición, claro.

Anónimo dijo...

Yo, en la viñeta del Roto, veo a dos progresistas, precisamente ante eso es contra lo que hay que reaccionar.

Gómez D. contesta a Agus dijo...

Cualquier derecha en nuestro tiempo no es más que una izquierda de ayer deseosa de digerir en paz.
*
Izquierdistas y derechistas meramente se disputan la posesión de la sociedad industrial.
El reaccionario anhela su muerte.

Anónimo dijo...

Definitivamente, los enunciados de GD están mas que ancianos, fallecidos.
Son arcaicos, y huelen a rancio.
Es evidente que en su entorno temporal y sociológico tuvo su razonable lugar balo el sol, pero hoy me parecen extraidos de un libro de Azaña, o de don Niceto Alcalá Zamora.
Cosas ya terminadas.
No se si es una persona que cita a don Nicolás, o es que casualmente se llama igual, pero coincide plenamente con su homónimo, en lo desfasado y anacrónico que es leerlo.

E. G-Máiquez dijo...

Definitivamente, anónimo usted debe tener el placer de sentirse un atrevido pensador de vanguardia. Pues ea, a disfrutarlo.

Anónimo dijo...

Lamento haber provocado en usted esa reacción.
Solo decía, crudamente, es cierto, lo que me evocaban esas frases tan poco aplicables a la actualidad, y que me siguen pareciendo anacrónicas. No son las mías palabras necesariamente insultantes, aunque veo lo fácil que pueden así ser consideradas. Pero de usted, señor García, a quien sigo con admiración, esperaba menos pasión y mas raciocinio. Por mas que lo medito no consigo colegir de mis palabras el hecho de que yo deba considerarme un atrevido pensador de vanguardia.
Nada mas lejos. Ni de vanguardia, ni pensador, y mucho menos, pobre de mi, atrevido.
Lamento profundamente que su reacción haya sido tan adversa.
Le pido disculpas y me despido. No volveré a molestarle.

E. G-Máiquez dijo...

El sr. García queda perplejo: usted escribe que Gómez Dávila es una antigualla y yo que sí, que vale, y que usted es un vanguardista en consecuencia, y ahora resulta que no, que no, que cómo reacciono.

Con todo, conste que yo le alabo el gusto: usted llama a NGD "anciano, rancio, fallecido, desfasado, arcaico, azañero (¿), nicetista (?), terminado, desfasado y anacrónico"; yo le llamo a usted "atrevido pensador de vanguardia" y se me lamenta profundamente. Y con razón, que es que digo unas cosas...

Anónimo dijo...

Me hace usted sonreir tan de buena mañana.
Tiene usted toda la razón, y se la doy publicamente.
Me pasé adjetivando a don Nicolás.
Lo que pasa es que como yo a usted lo tengo tan idealizado, esa pequeña, realmente pequeña y justificada reacción, me pareció enorme y desordenada.
Mis respetos y de nuevo mis disculpas.
A usted, mi muy admirado señor García. Al señor Gómez no, que me sigue pareciendo de otra época si no terminada, a punto de terminarse.
Y, ahora sí, me retiro discretamente, que esta su casa es demasiado placentera como para perturbarla ni siquiera con tan educadas peleas, quizá solo discusiones.
Y gracias por sus respuestas, tan garciamaiquez, osea, tan inteligentes.

Agus Alonso-G. dijo...

Me quito el cráneo. Evidentemente.

Nepente dijo...

es la mejor discuscion que he visto. pues bueno, mi respeto a los dos.

con respecto al aforismo entiendo que se trata de que si el conservador no toma una actitud reaccionaria, y se hace de vista gorda ante tal o cual cambio, pues solo fue un progresista inhabilitado.

si es conservador tiene necesariamente que ser reaccionario. }

alguien dijo mas arriba que a la izquierda se le perdonaba su falta de talento por sus ideas. mm me tendra pensando eso...