miércoles, 2 de abril de 2008

Precisión

Si el trampolink vibra un poco más de lo normal después del salto, son los temblores.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Ramón dice:Querido Enrique, para vencer al miedo hace falta mucha fe aderezada con una pizca de paciencia.

ARP dijo...

No sé si es que nadie se atreve a hacerlo o no ha te ha dado tiempo todavía a aprobar los comentarios, pero a alabar tu artículo yo sí que me atrevo.
A recordar verdades 'incómodas' (y no me refiero a las de Gore) debería atreverme; lo intentaré: véase el fruto de Ratisbona.

ecazes dijo...

No me permiten votar en la pag del diario (No cuentan mi voto).

CB dijo...

Impresionante artículo. Y tampoco me dejan votar.

Agus Alonso-G. dijo...

Yo sí puedo votar. Y lo hago muy, muy a placer. Qué gran columna periodística.

Nuevepornueve dijo...

Sería (y precisamente hoy con un sentido muy especial), para decir alto y claro, como aquel día de Octubre...
"-NO TENGAIS MIEDO"