jueves, 13 de julio de 2006

Metablogg

La metaliteratura es tan natural en un escritor como la metametalurgia en un herrero. Es lógico reflexionar sobre lo que nos traemos entre manos. Ahora toca metablogg.

Paralelamente al V Encuentro Mundial de las Familias, tuvo lugar en Valencia el II Congreso de Bloggs, con dos participantes: Mora-Fandos y yo. Y ayer, otro congreso, el III, por teleconversación, entre Beades y yo, con don Fernando do Vale, que andaba por allí, apuntando algo de vez en cuando.

Tenemos claros varios asuntos, más que nada, los problemas. Para empezar, lo suyo es pensar que los bloggs son una conversación interminable, una tertulia 24 horas. El fallo es que uno escribe cosas con la misma despreocupación que habla y luego no viene el viento y se las lleva. Lo que me recuerda a mi viejo amigo Enrique Lobatón de la Guardia (al que aprovecho para felicitar por su santo) que, con una memoria funesca, recuerda al detalle todo lo que hemos dicho en su presencia desde los doce o trece años en adelante. El resultado es que avergüenza al grupo de amigos muy a menudo. Yo querría que lo que escribo en el blogg se tomara de forma muy provisional, como una intervención en una tormenta de ideas.

Otro asunto: ¿conviene o no mezclar mis inquietudes (literarias, políticas, teológicas, sociales, caninas…) en un mismo espacio? El “totum revolutum” puede hacerse incómodo para los visitantes que compartan una afición pero no otra devoción o viceversa. El remedio sería mantener varios bloggs monotemáticos, aunque eso es peor que la enfermedad.

Hablando de demasiado, ¿es excesivo escribir casi todos los días? Estoy casi convencido por Mora-Fandos y por Beades de que sí. Baja la calidad y se pierde mucho tiempo. Encima, los debates abiertos se van quedando atrás, en algunos casos como heridas, supurando. Y, para colmo, se apabulla a los que no te visitan cada día, que de pronto se encuentran con mucha lectura pendiente. En cambio, me incomoda pensar en que los que sí entran: parece un poco grosero que no se encuentren ni un breve saludo. Resulta duro darse con la misma entrada en las narices día tras día. Lo digo por experiencia, perezosos colegas.

Otro día seguiremos con asuntos más técnicos, como precisamente que las entradas del blogg no deben ser muy largas.

17 comentarios:

Enrique Baltanás dijo...

Felicidades, Enrique: por la entrada y por el santo.

Corina Dávalos dijo...

Felicidades, por el santo y por sacar a colación los temas que dan vueltas a la cabeza de todo blogger. Para empezar pido disculpas porque soy consciente de que no he escrito nada nuevo durante días...será una temporada escasa de acceso a la red y de tiempo para pensar. Pensaré con calma los temas que propones: el ritmo de actualización, los temas, la longitud de los post, el peligro de la superficialidad, etc... gracias por ponerlo en bandeja.

Ángel Ruiz dijo...

Yo te pido que escribas todos los días, si puedes. No siempre estará todo a la misma altura, pero ya están los comentarios para corregir cosas; también se puede volver sobre lo que se escribió en un nuevo comentario.
Quizá haya que caer en la cuenta de las convenciones del género: el blog es un híbrido en el que cabe todo (creo) y en el que hay que tener en cuenta el bote pronto del que escribe.

Carlos RM dijo...

Felicidades por tu santo. Planteas varios temas hoy pero no me parece bien dedicarme a todos en un momento de escaqueo laboral... Sólo uno: como visitante diario pediría entrada diaria, aunque comprendo la carga que eso te puede suponer y sus desventajas. Tal vez lo mejor sería que te dejases guiar por la naturalidad: igual dos días sin nada que varias veces un mismo día. Como la vida misma.

Anónimo dijo...

Felicito y pido entrada diaria, o al menos, tres por semana... no cambies mucho, por favor.

E. G-Máiquez dijo...

Os he puesto fácil el regalo, ¿eh? Aun así, me hace mucha ilusión que me pidáis que escriba. Gracias, gracias: que san Enrique y Cunegunda (su santa -nunca mejor dicho- esposa)os bendigan.

"A bote pronto" sería también un estupendo título de blogg o de libro o, incluso, de recopilación de columnas.

XavMP dijo...

Yo por mi parte uso bloglines, con lo cual a veces tus textos se pierden entre un mar de títulos (trato d eenmendar). Esto tiene la ventaja de que no tengo que venir al sitio todos los días y lo hago solo cuando quiero comentar...

Para mi la clave fue incorporar notas cortas y así mantener la página activa .

Inma dijo...

Recibe también mis felicidades onomásticas, Enrique, y el agradecimiento por estar dispuesto a salir en defensa de la dama, que aunque del siglo XXI, sigue agradeciendo los detalles caballerosos.

No diré nada sobre lo obvio, el gusto de leerte a diario, que se ha incorporado a mis "buenas rutinas".

Respecto a la opción de los bloggs "monotemáticos", mmm...sería tan difícil y forzado... Soy partidaria de que las disciplinas se entrecrucen, respetando, eso sí, el lugar que le corresponde a cada una.
En nuestras conversaciones diarias hablamos de mil asuntos diferentes,¿por qué no hablar también aquí, en esta "conversación interminable", de lo humano y lo divino?

Juan Ignacio dijo...

Felicidades, Enrique.

A todas esas preguntas que te haces tendría ganas de dar muchas respuestas (y hay muchas respuestas para cada una); pero no me queda otra que ser corto y si quiero ser de provecho en pocas palabras diría que a la hora de definir cómo un blog debería ser, debemos tener en mente el propio blog. Sólo para él podremos dar "definiciones"... y a veces ni eso.

Eso sí, hacer metablog es salud, es bueno hacerlo cada tanto.

Saludos.

Juan Ignacio dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Juan Ignacio dijo...

¿No va que tuve un rato y volví?

Quería decir que yo tambien siento que escribir a diario (escribir sí o sí) me saca calidad. Más que "me saca", sucede que "no encuentra" cosas de calidad.

Y aunque en otras cosas como la oración sigo y sigo aunque no haya calidad (y eso es bueno, seguir y seguir), no sé si acá es lo mismo.

Eso lo noto en mí, en tu blogg yo no noto que caiga la calidad por lo frecuente.

Saludos, me "viá" comer.

Mora-Fandos dijo...

Buena entrada metabloguera, y me sumo a las felicidades por el santo.

Creo que estás dulcemente condenado a la entrega diaria.

Yo, hoy por hoy, me veo con dos o tres contribuciones semanales. Y en cuanto a los temas, todo cabe, claro está. Me parece que el blog da para muchos estilos, y para presentar el perfil de actividad que a uno le guste -y pueda sostener-.

Sigo pensando que de lo más interesante de todo esto es el crear comunidad.

Y luego, la inmediatez del género y el medio, sobre todo en los comentarios, creo que imponen una lectura amplia y comprensiva de lo escrito: es verdad que queda escrito, pero hay que entender las condiciones de enunciación. Creo que este género pide cortesmente que uno esté dispuesto a matizar y a ensanchar el punto de mira -sin renunciar a lo que piense que es irrenunciable, desde luego-. Me parece que en esta comunidad blog hay un nivel alto de humanidad, talento y simpatía. Que no se pierda.

Te sugiero un cambio en el título del libro: "A blogue pronto"

Anónimo dijo...

Muchas felicidades Enrique. Por cierto un nombre con un significado muy bonito. "Aquel que posee una patria" viene del “Heimrich” germánico. Escribe todo lo que puedas pero cuando puedas y te venga bien, que esto del blog debiera de ser entretenido, y si se hace por obligación pasa a ser más carga que alivio. En este sentido más que saturarme tras 2 semanas sin poder leerte, ahora voy poco a poco disfrutando de tus diversas entradas eligiendo cual leer en función de mis gustos.

Anónimo dijo...

Aprovecho la ocasión para felicitarte y agradecerte tu blogg y tus escritos.

E. G-Máiquez dijo...

Luis, eres una enciclopedia. Y si "Enrique" significa "aquél que tiene una patria" me explico ahora que la gente se empeñe últimamente en llamarme con el diminutivo "Quique"...

Carlos RM dijo...

La naturalidad con la que te proponía afrontar la periodicidad de tus escritos la extiendo a los temas tratados. Lo abrir varios blogs monotemáticos no lo veo, prefiero que la vida (tu vida, nuestra vidas) se manifiesten con (de nuevo) naturalidad. Eso sí, pienso que la literatura no debe perder su protagonismo como aliento, como forma.

E. G-Máiquez dijo...

Qué buenos consejos, CRM. Eso de que la liratura no debe perder el protagonismo lo veo casi como una recomendación de buenas maneras. Con buena literatura se puede decir de todo.