miércoles, 12 de julio de 2006

Miércoles, artículo

Con el Papa, empapados.

5 comentarios:

Mora-Fandos dijo...

Ole. De acuerdo. Sólo te gloso esa acertada distinción entre los que señalan la forma y los que señalan el contenido: imposible separarlos, porque la persona está ahí, en esa juntura y en ese juntar, y cuanto más valor tenga, más hipotética es la separación. Qué te voy a contar, con los análisis estilístico que hiciste en la anterior entrada.

Juan Ignacio dijo...

Irónico:

¡Qué loco que eres! ¡Cómo vas a andar diciendo lo que piensas en público! ¡Eso no es "políticamente correcto"!

Esperanzado:

Qué bueno sería si a muchos más se les notara lo que piensan. Sería signo de que piensan algo...

Anónimo dijo...

Estoy con Juan Ignacio no vamos a ser esquizofrénicos escindiendo nuestra mente en lo público y en lo privado y por eso me parece acertada esa paranomasia con anfibología incluida " con el Papa, empapados"

Anónimo dijo...

bueno, más bien es dilogía, no anfibología; pero está muy bien concentrar en cuatro palabras tantas ideas y sentimientos.

Anónimo dijo...

estoy con juan ignacio: ¿cómo te atreves a decir lo que piensas?... O, lo que es lo mismo: ¿cómo te atreves a pensar lo piensas? ¡Inaceptable!
No merecemos un oposición que nos diga la verdad a la cara, que diría el innombrable.