martes, 26 de junio de 2007

¡Hasta güevo!

Me tomo tan en serio los juegos de palabras y las rimas que no me hacen ninguna gracia los manoseos gratuitos. Hay que acertar. Como hace la última de mis alumnos, que ahora que estamos en pleno período prevacacional, ayudados por la redondeada dicción andaluza en su compacta versión puertorrealeña, responden a cada “hasta luego” con un “hasta-loh-güevoh”. A fin de curso, la broma es muy descriptiva del sentimiento ambiente, sin duda; y a mí, por otra parte, me sirve de antídoto contra esta costumbre laica y contagiosa de ir desterrando el “adiós” de nuestras despedidas a cambio de citarnos hipotéticamente en plan colegas para dentro de un rato. Exprimiendo el juego, tampoco está de más pensar que si se echa a Dios de nuestras relaciones, efectivamente acaba uno hasta los güevos.

19 comentarios:

LM dijo...

Sin poética.
Paradoja. El péndulo de la vida te hará decir ¡Hasta los güevos de ...!
Pero si no existe, no lo podrás decir.
Inhibidores de bombas de fe, reparten.
De los otros no, que son caros.
Hoy hago de tu blog mi blog.

batiscafo dijo...

Me hace especial gracia la entrada de hoy porque esa expresión la utilizaba un primo mío cuando éramos pequeños y tenía algo de contraseña, secreta y transgresora, despedirse así de los mayores sin que advirtieran la trampa lingüística.

Hardyl dijo...

Yo lo veo como un ejemplo más de la falta de educación que hay en España. Por todos lados y en casi todas las clases: TV, radio, periódicos, blogs, parlamento, taxis… (pónganse en el orden que se quiera). Se trata de una sociedad zafia, que nos hace zafios a todos, mayores y niños. En el país donde vivo, a menos que estés borracho, nadie se dirige así a nadie, y menos un alumno a un profesor, aunque sea en la calle. Pero lo nuestro es vivir sin inhibiciones.

E. G-Máiquez dijo...

Qué chasco, yo creía que era una originalidad de mis alumnos y ¡el primo tuyo ya lo usaba! Y sí, Hardyl, un poco ordinario resulta. Alguna excusa tiene, creo, porque retrata bien la cosa y ridiculiza el hábito tontón de no decir adiós.

Ignacio dijo...

Qué manía de buscarle significado religioso a todo, por el amor de dios ;-). Las personas no somos así, créanme: no creo que llegue al uno por ciento (yo no estoy, desde luego) la gente que al decir o no decir adiós repare en el significado original de la expresión.

CB dijo...

Es precioso, y habría que declararlo especie protegida, el "con Dios" que dicen en los pueblos, o gente mayor como mi vecina del tercero, que me encanta encontrarla porque me lo dice entero:"ve con Dios, hija". El "ta' lugo" hasta en la sopa yo lo descubrí en Coruña, que en un tramo de 100 metros se dicen veinte "ta' lugo", claro que allí está justificado porque al rato se ven en los cantones y al rato en María Pita. En Madrid dicen ta' lego, que igual está bien dedicárselo a los alumnos que pueden tener muchos cates, en plan aviso subliminal.
Adiós.

batiscafo dijo...

Vaya, lo siento. No era mi propósito provocar desilusión. Para ser exactos, mi primo Fernando decía: ¡Hasta'l güevo!, así con su contracción.

Verónica dijo...

Me ha gustado mucho el comentario. Con Dios, amigo, y espero también que hasta luego.

(De todas formas, la degeneración de la expresión tiene su gracia, y tú "quillo" que lo sabes contar).

Isabel Riñón dijo...

Me ha gustado mucho esta entrada, muy graciosa.

Ignacio, probablemente no llegue al uno por ciento la gente medianamente culta de todo el planeta ¿abolimos la cultura?

Yo sí que sabía que la expresión "adios" viene de la más antigua "ve con Dios". Igual que sé también el origen de algunas palabras latinas y griegas. Lo que nunca he sabido es por qué se decía "voto a bríos", expresión que decía un profesor mío.

el rebelde dijo...

No entiendo porque a la gente le molestan los 'tacos' o 'palabrotas'. Estos forman parte del uso del castellano y cuando hay que usarlos hay que usarlos y no caer en la ridiculez de los eufemismos o rizos al lenguaje para no caer en la trampa. Si alguien te saca de quicio y lo tienes que mandar a... pues lo mandas y muy bien usado...imaginaros un mundo sin tacos sería terrible, tú enfadadísimo diciendo "uy es que ese es un malo" no, "ese es un cap" y punto!! Por otro lado lo siento Enrique pero lo de "Hasta'l huevo" lo llevo escuchando desde hace mucho mucho tiempo...pero está bien que descubras estás cosas todavía tienes algo de inocente juventud (divino tesoro o lugar terrible, depende de quién seas). Lo dicho.

Anónimo dijo...

Soy una admiradora de su poesía. Leí en el diario que el viernes 15 estuvo aquí en San Fernando dando una conferencia a la que no pude ir y esperaba que hubiera algún comentario en su blog de su visita a nuestra querida ciudad. No le gustó?
Una isleña.

E. G-Máiquez dijo...

Me encantó San Fernando, ciudad de la que guardo un vivo recuerdo, pues allí hice la mili y luego preparé las oposiciones. Estuvo muy bien, la conferencia, no la mili, aunque habría que preguntarle a los asistentes. No conté nada aquí porque todavía no termino de asumir que el blogg sea un diario personal, no porque no saliese encantado del trato de sus paisanos. Tampoco he contado nada, por ejemplo, de mi fin de semana en Granada ni de mi encuentro con d'Ors, que me certificó que el rebelde es un tío cojonudo [por decirlo al rebelde estilo, que d'Ors usó otras palabras, claro.]

Ignacio dijo...

Isabel, no digo que no lo sepamos, digo que no lo tenemos en cuenta en absoluto, que la palabra ha cobrado autonomía de su origen hace siglos y vale simplemente como despedida, y que atribuirle intención o significado a decirlo o no está bastante fuera de la realidad.

Y lo mismo vale para expresiones como por dios, por amor de dios, dios mío... le aseguro que se usan sin intención teológica alguna.

Jesús Sanz Rioja dijo...

Isabel, supongo que lo de "voto a brios" es un eufemismo para evitar "voto a Dios", que se consideraba un juramento fuerte. "Más fea que un voto a Dios", dice Cela de uno de sus personajes.

MARGA de tarragona dijo...

Hola, Enrique:

Este tema es muy interesante. Resulta que ahora se ha puesto de moda entre la juventud decir ¡salud! en lugar de adiós (aún prefiero un hasta luego). Solo les falta despedirse con un ¡salud, camaradas! No sé si solo se ha extendido en algunos ambientes de Cataluña, sobre todo entre los comunistoides, seudohippies y *perroflautas, pero yo me resisto a esta moda tan anacrónica... así que... ¡adiós!
Marga

*dícese de esos personajillos que deambulan por las calles con un perro tan andrajoso como ellos y que llevan una flauta por si se les acaba el dinero y para conseguir que alguna alma caritativa se apiada de ellos y les den algunos céntimos, tocan las canciones que aprendieron en la escuela.

PD: he tenido que registrarme otra vez porque olvidé la contraseña, qué desastre soy... además la última vez marqué mi nombre, sin querer, con un hipervínculo y todavía no tengo blogg jejeje

E. G-Máiquez dijo...

Por supuesto, Ignacio, que nadie (o casi) piensa en Teología cuando dice "adiós" o "hasta luego"; pero las modas ocurren por algo, generalmente por una suma de causas. Entre ellas, no descarto yo que el subconsciente colectivo quiera acordarse de Dios lo menos posible.

E. G-Máiquez dijo...

Y Marta, qué alegría verte/leerte de nuevo.

Y CB, ¿podrías mandarme tu e.mail?

Ignacio dijo...

Como decía Berlanga, no creo en dios que es el único verdadero y voy a creer en el inconsciente colectivo...

;-)))

Juan Ignacio dijo...

Me reí mucho al leer la respuesta del alumnado (y después me avergoncé, porque me sentí descubierto in fraganti como otro alumno más).

No todo pasa por un nivel consciente o voluntario, como bien aclarás a Ignacio. Y si hay Dios (¡sí!), todo es en cierta forma religioso (o no religioso).

No hace mucho encontré esto. Desconozco el blog pero el autor del artículo es conocido en Argentina. Trata el mismo problema.

Saludos.