sábado, 9 de junio de 2007

Salsa Máiquez

Qué vanidad la mía, que me aplico lo de Savarín: "El descubrimiento de un nuevo plato contribuye más a la felicidad del género humano que el descubrimiento de una nueva estrella". En vez de contaros mi viaje en tren hacia Madrid con los Feu, o la cena después, con los Mateos, o las copas más tarde con unos encantadores EJECUTIVOS*, voy a daros una receta con la ambición de pasar al Olimpo culinario, como Rossini y sus canelones. Antes de salir de viaje, a la hora del almuerzo, creé esta nueva salsa, que me tiene orgullosísimo:

En tres cucharadas de aceite de oliva , se refríe media cebolla bien picada y se hace el solomilllo. Se aparta la carne. Sobre ese aceite, en la misma sartén, se vierte una tarrina de queso de cabra para untar. La marca no la diré, porque no quiero hacer publicidad en mi blogg y sobre todo porque no me acuerdo. Se añaden dos cucharaditas de mostaza. Se mezcla bien. Luego se añade medio envase de queso Philadelphia. Se mueve hasta que adquiera textura de salsa. Se sirve con el solomillo. También está muy buena como dip.
* Escritores Jóvenes Extremadamente Conservadores U Tendentes Incluso Varios Ostensiblemente al Santitradicionalismo.

13 comentarios:

AnaCó dijo...

Yo me apunto corriendo a tu salsa, pero no te escaquees tan airosamente de contarnos lo otro que tiene una pinta tan estupenda como la de tu solomillo.

el rebelde dijo...

Qué hambre...solomillo...mi economía estudiantil de subsistencia me regala todos los días una sabrosa pasta con loqueencuentreenlanevera...por eso me llama más la atención la palabra solomilloooo (me recreo)...la salsa tiene un pinta buenísisima...a ver si voy a Cádiz y me invitas a comer un día (que cara tengo)...relátanos tu viaje a Madrid!!!

Carlos RM dijo...

Me parece que, tal vez sin darte cuenta, has abierto la puerta a un subgénero jugosísimo: las recetas Máiquez. Ese segundo párrafo tiene autonomía literaria. Qué digo autonomía. ¡Es un estado con vocación federal! Más, por favor.

Y me quedo con las ganas de saber más sobre los "ejecutivos".

Joaquín dijo...

Ahora es cuando se está poniendo interesante este blog. Este viernes precisamente me dieron la receta de la tortilla de berberechos, que otro día os contaré. Bon profit!

ARP dijo...

Me da hambre sólo de leer la receta, así que me voy al jardín, que hoy tenemos churrascada.
¿Y qué es un dip?

á.matía, como el perro de Paulov dijo...

Si es que a las personas se nos engancha por el estómago.. jeje..

maría dijo...

Como dirían nuestros alumnos "me queo muerta".Nunca puede imaginar que fueras tan multidisciplinar.Lo que si se, es que no pasaré por alto tu salsa.

Constanza dijo...

¡Es un consuelo que los escritores de verdad también comen y también tienen el la libertad de escribir sobre sus aventuras en la cocina en el blog!

Rocío Arana dijo...

Qué bueno! ... Y después uno se mide el nivel del colesterol y lo flipa. ¡Pepa, pepa, baja al súper y compra veinte cajas de Benecoles!

Isabel Riñón dijo...

Estoy con Constanza, da gusto ver que los intelectuales vivís entre nosotros, que no pertenecen al mundo inaccesible de los dioses.

Probablemente sean los pseudo-intelectuales los que se suban al podium de su soberbia y nos hagan creer que viven por encima de las burdas y vulgares necesidades humanas.

Viva la musa, que lo mismo inspira un gran poema que un gran solomillo.

Juan Ignacio dijo...

(Al margen).

Noto que te has tomado los domingos libres...

CB dijo...

Buenísima. Doy fe. La salsa Máiquez recibió grandes alabanzas. Además no es nada elitista, se hace a todo: a los solomillos y a los humildes filetillos. Parecían otra cosa.
Gracias mil. Paténtala.

E. G-Máiquez dijo...

Mi mujer os agradeca a todos muy de corazón estos ánimos para que yo siga cocinando.