sábado, 12 de enero de 2008

AG

Largo es el arte; la vida en cambio corta
como un cuchillo
Pero nada ya ahora
-ni siquiera la muerte, por su parte
inmensa-
podrá evitarlo: exento, libre,
como la niebla que al romper el día
los hondos valles del invierno exhalan,
creciente en un espacio sin fronteras,
este amor ya sin mí te amará para siempre.

3 comentarios:

Juan Antonio dijo...

Es difícil asumir, así, de golpe, la muerte de un poeta de la talla de Ángel González.
Cómo olvidar sus palabras...

TODO AMOR ES EFÍMERO

Ninguna era tan bella como tú
durante aquel fugaz momento en que te amaba:
mi vida entera.


Descanse en paz.

Claudio dijo...

De Nihilo, Nihil: Angel González:
[Addendum: De nihilo, nihil, Ángel. De la nada, no sale nada. Por eso te dolía tanto tu búsqueda. Tu desesperanza es la otra cara de la moneda de la esperanza. Buscar, es ya, de alguna manera, encontrar. Preguntarse es ciertamente, encontrar un trozo de la respuesta en la pregunta]

Un saludo, Enrique.
Un rezo para Ángel, desde aquí, desde el agujero del Tiempo.

Luis dijo...

CUMPLEAÑOS

Yo lo noto: cómo me voy volviendo
menos cierto, confuso,
disolviéndome en el aire
cotidiano, burdo
jirón de mí, deshilachado
y roto por los puños
Yo comprendo: he vivido
un año más, y eso es muy duro.
¡Mover el corazón todos los días
casi cien veces por minuto!

Para vivir un año es necesario
morirse muchas veces mucho.

Ángel González