martes, 22 de enero de 2008

La Cleopa

Nada más alejado de mis gustos, en principio, que la obra de mi paisano Carlos Edmundo de Ory, exceptuando sus prodigiosos sonetos vivos, donde el molde le contiene un poco. Mi ideal poético es un discurso razonable en el que se producen inesperados rompimientos de gloria y el de Carlos Edmundo de Ory es una ametralladora de disparates... En la que inesperadamente se producen rompimientos de gloria, que desmontan (a medias) mis prejuicios. Así, el final del poema “Orinoco”, publicado en El desenterrador de vivos (Galaxia Gutenberg, 2006), donde reflexiona (más o menos) sobre el hombre y la historia, en una línea (discontinua) que recuerda algo las Futurologías de Ibáñez Langlois y ciertos cantos de Pound:
Venirnos con que hay un Para un iso
[...]
yendo de gue en rra de rra en gue
Pero también están los grandes grandes
del ar de la poe de la músi
los profe los filó los matemá
¿Quién olvida a Beethoven quién olvi
las máximas de Heráclito quién ol
la llamada María de Magdala
o esa otra mujer la Cleopa?
Y algunos de los aerolitos ( así llama a sus aforismos) publicados en la misma antología:

El Bien y el Mar.

El hombre es un misterio estropeado.

Decir que las mariposas son animales es un insulto a las mariposas.

Verte que te quiero verte (homenaje a Federico)

12 comentarios:

ARP dijo...

Los cuatro 'aerolitos' son realmente muy buenos.

Anónimo dijo...

Nacer en una casa de la Alameda, con vistas a la balaustrada, para ser tan oscuro, cosas de Cai.

Juan Antonio, el.profe dijo...

Ya que citas Soneto vivo, aquí va este:

Y voy a ver si puedo hablar mejor
en estas líneas que construyo en lo alto
de mi ser esta noche estando falto
de tantas cosas y de tanto amor.
Voy a ver si me puedo dar calor
con un soneto voy a ver si salto
la noche triste y luego vuelvo suelto
otra vez a mi ser sin ser dolor.
¿Alguien oye? Bien sé que no sabrás
hablar mejor para que te oiga un hombre
hablar de ti con una pena viva.
Sólo tu voz te oye y nada más
la sombra que te sume no te asombre.
Eres hombre y la sombra te reciba

Juan Ignacio dijo...

¡Un voto para el de las mariposas!

Rocío Arana dijo...

¡¡¡Me gusta el cuarto aerolito!!!

Carlos RM dijo...

A mí eso tan sencillo de el bien y el mar me ha encantado. Y me gusta también la mirada bondadosa del barbero; en casi todas partes (y, desde luego, en todas las personas) hay algo bueno.

E. G-Máiquez dijo...

Tú sí que eres bueno, Carlos. (Fdo. El barbero)

En vista del éxito de público y crítica leeré y barbearé el libro de los aerolitos de Ory, que recuerdo estupendo.

Pero no quiero despedirme sin llamar la atención sobre los versos escogidos de "Orinoco", a los que no habéis hecho ni puñetero caso, las cosas como son. Ese dejar las palabras a medias (los poe los musi los filo etc), más que un juego, me parece a mí que señala a la esencial imperfección incluso del arte más grande grande, que se estira, pero que no acaba de llegar a la plenitud. Y es muy bonito, ¿no?

Carlos RM dijo...

En efec es muy boni.

Rocío Arana dijo...

creo que eres tú el que ves eso: lo bonito es tu interpretación.

Juan Antonio, el.profe dijo...

Para juegos de palabras de este tipo, me gusta el hiperbreve de Ana María Shua: Huyamos, los cazadores de letras están aqu

E. G-Máiquez dijo...

Enorme microcuento. Gracias, Juan Antonio.

Juan Antonio, el.profe dijo...

De nada, Enrique; en mi blog he puesto otro, en la entrada de "novelas de móvil", como contestación a tu comentario. Seguro que también te/os gusta.