viernes, 19 de mayo de 2006

Il mestiere delle armi


Ayer vi Il mestiere delle armi. Hace varios días que teníamos prevista la película de Ermanno Olmi, así que no fue un homenaje privado a las palabras del general Pitarch. Por otra parte, el militar no ha dicho nada que no se le suponga, como el valor. Tampoco un poeta nos podría dejar de recordar que “la verdad no se vota. Y mucho menos, la Belleza”, como hace Andrés Trapiello desde El arca de las palabras. Ni un sacerdote callarse que “hay que servir a Dios antes que a los hombres”. Por eso, ni los guerreros ni los poetas ni los curas podrán gustarle nunca del todo a los demagogos y gobernantes de hoy.

Es curioso que haya pensado en estos oficios otra vez. Cuando era adolescente, sentí claramente —en esa época no se piensa bien, pero se presiente con gran perspicacia— que solamente una de esas tres vocaciones era una forma seria de pasar por la vida. Igual le pasaría a Amalia Bautista cuando en el primer poema de su primer libro esculpió: "Quiero ser la mujer de un mercenario, / de un poeta o de un mártir, es lo mismo."

Y, aunque lo parezca, no cambié demasiado de opinión: simplemente ahora sé más y he aprendido que todo bautizado, sea mecánico, notario, ama de casa o hasta político o profesor, es sacerdote, profeta y rey. Estar a la altura es la cuestión, el heroísmo.

18 comentarios:

José Nadie dijo...

¡Uy!, Pitarch ha dicho España, bandera y armas...mmm...¿cuánto durará?

Mora-Fandos dijo...

Gracias por traer esa frase de Trapiello. La Belleza no se vota, claro. La belleza se busca y te sorprende, cuando quiere. Sí, esta urnología a que hemos sometido la vida social más cotidiana es un auténtico bellicida.

Saludos

LLir dijo...

Bravo por la cita de Amalia, ha salido en Renacimiento su obra completa. Y por cierto, la presentación de la antología fue muy bien: había poca gente, pero de calidad, e hice un descubrimiento glorioso: descubrí a Pablo Buentes, el más joven de la antología, 18 años y ya poeta... Como me cayó simpático e intuí más de lo que veía, llegué a casa bebiéndome sus poemas... Te dejo dos de sus haikus, Enrique, a ti que tanto te gustan.

Tras el crepúsculo
un triunvirato mágico:
tú, yo y el viento.

***

Tuve una idea:
la noche se hace luz
con las estrellas.

¡Ahí queda eso!

Leonor dijo...

"Yo sé mirar los ojos de los hombres.
Conozco a quien merece mi ternura."

Adaldrida dijo...

Otro Uni-Verso, Leonor! Sigue el juego en pie?

Llir dijo...

Acabo de crear un blog: http://rocioarana-adaldrida.blospot.com

Luis dijo...

¿Qué pasa cuando llevan gafas de sol?

Leonor (con ayuda) dijo...

"Los héroes ya no visten armadura"
pero sí gafas, Luis, gafas de sol
y a veces de miope, que es peor...
La vida de las musas ahora es dura,
pues cuesta distinguir al impostor.

José Nadie dijo...

Adaldrida, si abrieras el corazón de tu bitácora al mundo de los que no son nadie, te hubiera dado ánimos gustosamente en el inicio de tu ciberaventura. De todas maneras, te deseo suerte desde aquí. Me gustan los colores de tu sitio.

Luis dijo...

Nunca hubo de ser fácil, pues lo heroico no es común, ni lo común heroico.

Y echando pie a tierra, de vuelta a los datos, dire que si bien la polvora eliminó las armaduras, el keblar recupero las corazas. Ah y no te olvides de los hipermétropes, que también llevamos gafas. Aúnque sea para leer.

Rocio Arana dijo...

¿Cómo es eso de abrir mi bitácora? Yo pensaba que podía entrar todo el mundo... ¿Alguien me ayudaaaa?
Fdo Adaldrida.

Bukowski dijo...

Y todo el mundo puede entrar.

E. G-Máiquez dijo...

Rocío, Juan Nadie se refiere a que para dejar un comentario en tu bitácora hay que ser un blogger, con contraseña y todo. Tienes que permitir que se pueda entrar como "otros" o como "anónimo". Eddie puede entrar porque él es un avezado bloggeador.
Buenas noches.

Luis dijo...

Pues yo intente entrar antes y no lo conseguí. Último coment, que doy de mano y me voy a casa. Que tengo visita femenina y esta no debe esperar. Una cita que puede que venga al pelo al tema original.

It is well that war is so terrible, or we should grow too fond of it.
Robert E. Lee

Luis dijo...

Vale ya lo entiendo, faltaba una letra.

Anónimo dijo...

banderas , patrias , ejércitos , héroes , naciones .
cuantas cosas que parecen sagradas y no son mas que efímeras entelequias creadas por lo mas humano de los hombres , que es algo bastante cercano a la codicia .

Rocio Arana dijo...

Ya lo he conseguido!!! Creo que ya puede comentar todo el mundo. Así que ya sabes, José Nadie!
Fdo: Adaldrida

Juan Ignacio dijo...

Enrique, esta entrada ya la había leído y me había sorprendido porque hablaba muy lindamente de tu vocación y al mismo tiempo yo estaba pensando y escribiendo acerca de la mía.

No te lo había dicho. Ya te lo dije.

Saludos.