domingo, 26 de junio de 2016

Quique



Me resistía a llamar "Quique" a Quique por la falta de seriedad del diminutivo; pero he visto, como en un rompimiento de gloria, que es el nombre más antirrevolucionario que existe. Ese "Quique" que se niega a ser "Kike" con lo que le gusta una k, y dos ya no digamos, a un moderno.