jueves, 10 de agosto de 2017

Un poema de amor, de Carmen


Me admiró que Carmen me entregase, muy tímida, un poema; y más, que fuese de amor; pero, sobre todo, el poema mismo.

Es romántico y racional, como debe ser. El misterio de la flor a la que se le pregunta "¿Me quiere? ¿No me quiere?", por supuesto, pero, sin renunciar, ni al simbolismo (cinco pétalos, que es número bien bonito, una mano que se ofrece) ni al misterio (¿me quiere?) ni al suspense (¿no me quiere?) ni a la merecida y sorprendente e irónica celebración: "¡Oh, sí, sí, me quiere!"

Me habría encantado escribirlo a mí, pero, más que nada, nos conviene leerlo muy bien: haciéndonos el propósito de ni perder el encanto nunca ni dejar de ser listos. Pétalo a pétalo.




4 comentarios:

Segis Agroterra dijo...

¿"e irracional" o "y racional"?
Madre mía, qué fuerte viene Carmencita!
Enhorabuena

Fátima Rodríguez dijo...

Maravilloso.

Enrique García-Máiquez dijo...

Muchas gracias a ambos. Ya he corregido la errata.

Josefina dijo...

Lo que se hereda no se hurta.