domingo, 19 de marzo de 2006

Bienvenida

Nunca más educado el mar que cuando hay tormenta. Al menos desde la orilla. Nos asomamos y nos saluda -ola, ola, ola- agitando en su mano (oh viejo romántico) un pañuelito blanco.

2 comentarios:

Rafa dijo...

Querido Enrique:
Con tu permiso, me atrevo a asomarme a este blog con la única intención de desearte mucha suerte en esta nueva aventura.
Que tus ideas, tan claramente expresadas siempre, lleguen a muchas personas con la inmediatez del rayo y que con la fuerza del trueno sirvan para azuzar las conciencias apagadas.
Un abrazo. Rafa Navas

Rafa dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.