jueves, 30 de marzo de 2006

¡Oh tegui!

No es si se aplica o no una medida cautelar, u otra... El problema de fondo es la división de poderes, o sea, hasta qué punto las presiones de Conde-Pumpido hayan influido en la decisión de Grande-Marlaska. Así las cosas, no consuela nada el humor negro que a Montesquieu muerto --Guerra dixit-- le pega una lanzada.

"La suma de fines": el fin justifica los miedos, al menos los míos.