lunes, 8 de octubre de 2007

Una feliz desilusión

Pues resulta que aquel cuento que premiamos hace dos cursos y que tanto nos gustó (a mí, al resto del jurado y a ustedes mismos, lectores de este blogg) era un plagio como la copia de un pino. Ayer por la noche me lo encontré de cuento presente, presentado como historia popular, en el libro Francisco Fernández-Carvajal sobre [contra] la tibieza.

Y uno, en un segundo momento, se alegró mucho, porque la autora no me saludaba por los pasillos, me huía por el IES. Yo, que me quejé con mis compañeros y lo comenté en alguna cena de amigos, lo achacaba a que a nuestra juventud le avergüenza la excelencia y el talento, y que prefiere perderse en el magma de la mediocridad. Anoche descubrí que no. A la violinista le escocía la conciencia, lo que es una noticia prometedora.

Mi duda es si trincarla, antes de que se me escabulla, como suele, por las esquinas y explicarle que uno ha aPLAudido alguna vez comPLAcido el PLAgio, que la expresión sí era suya y estaba muy bien y que, en cualquier caso, la mala conciencia es un timbre de honor. No creo que lo haga, entre otras cosas, porque, ya digo, no hay quien la trinque por los pasillos.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Hizo trampa, mas quién sabe
qué motivó sus empeños.
Nadie tiene de los sueños
la certeza ni la llave.
En este asunto la clave
la da sólo el corazón
y aunque obrara sin razón
responde, Máiquez, y dime
¿en algo no la redime
su juvenil ilusión?

No justifico el plagio, líbreme Dios. Se equivocó e hizo trampa, pero esa apesadumbrada huida o mirar hacia otro lado que describes cuando la encuentras por los pasillos ilumina ante mis ojos a esa chica. Quizás ella tenga escrita cosas que no se atreva a mostrar. Quizás alguien se riera de ella una vez que leyó un verso. No sé, puede que ESPINELETE sea sólo un tontorrón sentimental.

Enrique Baltanás dijo...

Estaría bien que la aludida dijera algo en este mismo blogg.

Carlos RM dijo...

Estaría bien, Baltanás. Pero debe andar buscando un buen discurso... ajeno.

ARP dijo...

Bueno, a mí el cuento me gustó la primera vez y me volvió a gustar ahora. Si la chica tiene mala conciencia, bueno es, aunque era muy graciosa su forma de contar lo que quizá sea una anédota del año de la tana. Y seguro, me apuesto lo que sea, a que lo cuenta mejor que Carvajal (con todos mis respetos).
Vamos, lo que dice EGM hoy: yo sólo pasaba por aquí para hacer la pelota y saludar a los amigos.

Néstor Aparicio dijo...

Pues vaya... Tan jóvenes y ya sin ideas originales.

Manupé dijo...

No es que quiera justificar el plagio en un concurso de instituto, pero ahí está Bryce Echenique, que por enésima vez lo acusan de plagio flagrante, con puntos y comas, y encima caballero como ninguno, culpa a su secretaria.
Al menos en este caso parece tener solución y todavía sigue en el Instituto.Está a tiempo de recibir una magnífica lección.

Rocío Arana dijo...

estoy con arp... y con Baltanás.

AnaCó dijo...

Dudo que pase por aquí, al menos dejando huella. Como lo lea, además de escaquearse por los pasillos llevará sombrero y gafas de sol por no dejar resquicio a la mirada de us profesor. Ella se lo pierde, las miradas compasivas no vienen mal de vez en cuando.

AFD dijo...

Mándala a llamar con algun otro alumno. O con el guardia.