miércoles, 30 de enero de 2008

Algo pasa

En tres años, a un ritmo de una columna y más o menos media a la semana, es la primera vez, la primera, que una persona muy dulce que pacientemente supervisa todo lo mío y procura moderarme, me afea —la primera vez— que no haya sido mucho más duro con Zapatero en el artículo de hoy. O sea, que me haya ido por las ramas chestertonianas de una defensa de la democracia en vez de glosar a Gordon Liddy: «Progre es el que se siente en deuda con el prójimo y se propone saldarla con tu dinero». Ni Solbes imagina lo caro que le va a costar a ZP lo de los 400 € dichosos. [Más sobre lo mismo]

2 comentarios:

Juan Antonio, el.profe dijo...

Pues no estoy de acuerdo en que sea un artículo "blando", ya que la ironía que gasta hace que de él se desprenda mucha crítica. A mí me ha gustado...

Nodisparenalpianista dijo...

El tema no está en que seas blando, duro, irónico o poco crítico. Lo que me parece es que el dulce supervisor está hasta las teclas de Rodríguez. Como tantos.