domingo, 13 de enero de 2008

Lo que cumple

Hoy que es mi enésimo cumpleaños la casualidad me pone en los oídos Le quattro stagioni de Vivaldi, qué suerte. Y me hago un propósito presto: emularle. No consentirle al tópico que ninguna estación sea menos hermosa y vivificante que las otras. Empezar y acabar con un Allegro.

20 comentarios:

ARP dijo...

Vaya, ¡feliz cumpleaños!

AnaCó dijo...

¡Muchísimas felicidades, Enrique!
Esta vez a tiempo, ¡uff! Que el día sea un allegro increscendo

Rocío Arana dijo...

oooooh... tu cumple y mi celebración de cumple casi han empatado. ¡Felicidades! Caíste también en domingo!

Juan Antonio dijo...

Feliz cumpleaños, Enrique. Aunque tal vez tengamos -todos- bastante con un allegro, ma non troppo, que la avaricia rompe el saco...

julio dijo...

Feliz cumpleaños, Enrique.

Manupé dijo...

Muchas felicidades Enrique. Intento hacer memoria y.... ¿son treinta y nueve o quizás cuarenta?.

Anónimo dijo...

Por lo que tengo entendido
y mi memoria se atreve
nació en el sesenta y nueve
que es un año que no olvido.
Es, por tanto, bien nacido
por cuestión de afinidades...
Pero esto de las edades
lo calculo yo muy mal.
Que calcule cada cual.
Pues eso, felicidades

ESPINELETE

Juan Antonio dijo...

Si los biógrafos no mienten, son 39. La crisis de los 40 acecha... Pero no te preocupes, no es para tanto. Crisis, ma non troppo .

Anónima dijo...

Si hay algo más féliz que celebrar un cumpleaños es darse cuenta de que el que los cumple es otro.

Felici-edades. Todas son buenas si se sabe disfrutarlas.

adivina-adivinanza dijo...

39 años tan solo:
¡felicidades, pipiolo!
¿Hará falta que te indique
quién te felicita, Quique?

Jacinto Molero Merino dijo...

Felicidades Enrique.

J. I. dijo...

¡Muy feliz cumpleaños!

Agus Alonso-G. dijo...

Ya, ya, que lo que tú querías es que te felicitármaos. Así se hace. ¡Muchas felicidades! Como mola cumplir años y ser el centro del mundo propio. Para mí que los móviles se inventaron exclusivamente para recibir mensajes por cumpleaños.

Carlos RM dijo...

Llego a tiempo: ¡felicidades!

Jesús Beades dijo...

Felicidades. En la forma del concierto barroco, se entendía que tenía que empezar con una allegro, luego un tiempo lento (adagio o lento), y luego otro rápido. Vivaldi dio importancia a ese tiempo lento, componiendo bellísimas armonías, cuando hasta ese momento sólo era una transición convencional sin apenas relevancia. Felicidades.

Néstor Aparicio dijo...

Llego casi a tiempo: ¡felicidades, Enrique!

E. G-Máiquez dijo...

Prometo, Agus, que no estaba fishing for congratulations sino que la belleza del allegro que inaugura el otoño me pareció realmente muy ejemplificante para esta estación en la que entro. Con todo, los caminos del subconsciente son intrincados y dan lo mismo. El caso es que me he sentido muy acompañado en esta fiesta de velitas apagándose y os doy a todos (incluso a la anónima puñetera a la que deseo muchos cumpleaños felices, y yo que los vea), decía, a todos, las gracias emocionadas.

Dal dijo...

Felicidades (tardías).

Ecazes dijo...

¡Feliz Cumpleaños!
¿Valen tarde?

batiscafo dijo...

¡Felicidades! Llego al humo de las velas... ¿Queda tarta?