jueves, 1 de enero de 2009

Cuidado

Siempre ponerla: la primera piedra,
y no lanzarla con las prisas sobre
todo si uno no cumple el requisito
que a estas alturas es inalcanzable.

6 comentarios:

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Pues no es mala piedra esta que has puesto para comenzar el año. Un abrazo renuevado

Ángel Ruiz dijo...

¡Denso! Muy bueno. Y qué encabalgamiento.

Benita Pérez-Pardo dijo...

Uy!. Eso de no lanzarla se está poniendo difícil. Otro buen propósito que intentaré llevar a cabo.

FELIZ AÑO NUEVO!

CristinaB dijo...

Precioso, Enrique. Gran comienzo de año.
Ponerla, no lanzarla. E incluso dejárnosla arrancar, para hacer sitio a lo único nuevo bajo el sol.

"Y darles he un corazón, y espíritu nuevo daré en sus entrañas; y quitaré el corazón de piedra de su carne, y daréles corazón de carne"(Ezq,11.19)

Un abrazo grande para ti y toda tu familia.

E. G-Máiquez dijo...

Difícil, BPP, pero con amigos así, resulta más sencillo. "El corazón de piedra", uf, qué metáfora: pesa. Gracias, CB.

Ángel Ruiz dijo...

Se va creando toda una red de sentidos en torno a la piedra.
1. Tirar el primero la piedra' / poner la primera piedra'.
Luego me encuentro con el 'corazón de piedra' de cb.
Y luego, el otro día, las piedrecitas blancas/negras que marcan los días.