lunes, 26 de enero de 2009

El lunes la dieta

¿Para qué el régimen —pienso—
si más tarde o más temprano
he de quedarme en los huesos?

14 comentarios:

AnaCó dijo...

por puro voluntarismo...¡ánimo!

Jesús Cotta Lobato dijo...

El sufrimiento propio, en mi opinión, se justifica sólo si es la mejor o la única manera de conseguir algo más noble y valioso. Un régimen por narcisismo es más tonto que un régimen por salud. Lo malo es distinguir narcisismo y salud. Un abrazo

Anónimo dijo...

Con la excusa del régimen ha salido una poesía sencilla, suelta, natural...

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

En estos tiempos de crisis,
el problema de engordar
es el dinero que gastas
en comprar tallas de más...

E. G-Máiquez dijo...

Y en estos tiempos de crisis
lo malo de adelgazar
es el dinero que gastas
en barras de biomanán.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Quien pretende adelgazar
con esa clase de inventos
muy pronto vuelve a engordar.

Solo existe una certeza:
lo único que no engorda
es lo que en el plato queda.

E. G-Máiquez dijo...

Volviendo al principio, Juan,
sólo existe una certeza:
que más tarde o más temprano
la muerte nos pondrá a dieta.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Te doy la razón, Enrique.
Y como buenos cristianos
habrá que ser generosos
con los hambrientos gusanos.

Suso Ares Fondevila dijo...

Serás hueso, pero hueso enamorado. En honor a este hueso en lances de amor, ¿por qué no una dieta llevadera (no sé si esto es posible)?

Ignacio dijo...

Por ascetismo, Enrique. Te lo digo yo, de Villalón a Villalón.

E. G-Máiquez dijo...

Qué gran consejo, hermano.

Adaldrida dijo...

Aaaaaaaaay. Ahí me has dao.

Manupé dijo...

Hágalo por la pelliza hombre, con un cuerpo fino y estilizado podría confundirse incluso con una auténtica y genuina rebequita gaditana venida a más.
Imagínese cuan grácil adonis, sin mancharse de tiza al escribir en la pizarra.
Piense en su autoestima cuando un dominguito se ponga el pantalón vaquero que dejó en el armario hace ocho o nueve años y el del quiosco le diga:
¿Que quieres chavalito?.

Juan Luis de Soria dijo...

Por presumir de buen tipo
se pasan cien mil penurias.
Desde Jerez hasta Asturias
cuerpos que quitan el hipo
se entrenan, cual prototipo
de figura bien tallada.
Mi costumbre inestrenada
es cenar lechuga y sopa.
¡Vive Dios, que se me nota
la voluntad deshinchada!