miércoles, 29 de abril de 2009

Ayer Trivial cultural en mi IES

Pregunta: ¿Cuál fue el otro nombre de san Pablo?
Respuesta [con toda la emoción de “Ésta me la sé”]: ¡Sauron!

[Y uno se imagina el respingo de Tolkien en el cementerio de Wolvercote. Y la risa de san Pablo en el Paraíso.]

8 comentarios:

Alejandro Martín Navarro dijo...

Pues mira, por lo menos oye campanas, aunque no sepa donde... Yo ya casi me conformo con eso. Siempre es mejor que encontrarse en un examen que San Agustín fue influenciado por el neoclasicismo.

E. G-Máiquez dijo...

No, si yo estoy como san Pablo, divertido. Y oye, el tuyo también oye campanas, ¿o no renovó el mundo clásico san Agustín?

Adaldrida dijo...

ay que me paaaaaaarto. Qué bueno, qué bueno y qué bueno.

Jesús Aparicio González dijo...

Nuestra cultura en humanidades va a la baja, acompañada de nuestra educación en valores y más cosas.... Mejorar el sistema educativo es urgente y compete a todos.

LFU dijo...

Me recuerda la de un compañero de clase en 1982 que, enumerando las posesiones de España en Italia en el siglo XVI, tras Nápoles y Sicila dijo Milan....del Bosch. E vero.

elencantoproxeneta dijo...

Muy buenas la de Sauron y la de Milans del Bosch :-D Yo el otro día iba en el autobús y escuchaba a un chaval, que por la edad debía de ser de la ESO, preguntarle a otro: «Los moros, ¿de qué país son?».

Jesús Beades dijo...

Pues esa pregunta sobre los moros no está tan mal.

Dal dijo...

Genial. Sólo un pero: no dejes al pobre Tolkien retorciéndose en su tumba; estará con San Pablo, sonriendo en el paraíso.