domingo, 14 de febrero de 2010

Unos minutos de publicidad

Aprovechando que hoy es san Valentín, el patrón de la publicidad y la mercadotecnia, les enlazo el pdf de la revista Misión. Yendo a la página nº 8 del documento (la 14 de la revista) encontrarán ustedes un artículo mío que habla, esta vez sí, del amor, oh. El consejo publicitario es que se suscriban, que tiene la mejor relación calidad/precio del mundo: es absolutamente gratis. Podrán leer mis artículos, diría uno, embalado con el marketing, pero no sé si eso , con lo leidísimo que me tienen ustedes (gracias, gracias), tiene mucho gancho. Las ilustraciones, en cambio, son extraordinarias y merecen la pena. En el retrato de este número, yo he salido favorecido, naturalmente. Incluso Leonor se ve mejor, lo que ya es más discutible. Lo insólito es Carbón convertido en un lindo gatito, pero como él no se ha suscrito, pues ojos que no ven corazón que no siente.

9 comentarios:

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Magnífico el artículo, Enrique. No es novedad ya, pero aunque suene a repetido, de vez en cuando hay que caer en la redundancia. Lo he disfrutado mucho, así que gracias, gracias.

Artemi dijo...

Qué casualidad, el viernes una madre del colegio me dio la revista para que le echara un vistazo. Qué sorpresa y alegría cuando, ahora lo sé, la abra y me encuentre un artículo tuyo. Un saludo.

Antonio Rivero dijo...

Me quedé sin palabras...

Maria dijo...

Me ha emocionado de verdad.

mar dijo...

Bonito articulo. Felicite a su mujer de mi parte.

carmen dijo...

Vaya "tres en uno" y todos tan distintos y tan tuyos como te dijeron del comentario de tu mujer. Paco Bejarano en sus buenos tiempos repartía títulos nobiliarios entre los amigos y era muy divertido. La gente más que títulos cuelga Sanbenitos y seguramente a todos nos corresponde alguno.

E. G-Máiquez dijo...

Muchísimas gracias a todos. Y a Glez. Romano su delicadeza, porque no todos salen igual y este artículo creo yo que es un poco más chulo que la media, de lo cual me alegro, como de que vosotros lo véais. Abrazo grande.

Inma dijo...

Enrique, leo con retraso el artículo, pero no puedo resistirme a felicitarte ( a ti y a Leonor, pues la clave la dio ella). Me ha encantado. Desde luego, ese aterrorizado "¡¿Qué hacemos?!" es mucho más de lo que aparenta, y le has sacado todo el jugo que merecía.
No conozco todavía el matrimonio, pero me siento muy identificada con lo que cuentas.
Pero igualmente me lo imprimo y me lo guardo. Dentro de cuatro meses todavía lo entenderé mejor...
Un abrazo,
Inma.

E. G-Máiquez dijo...

¡Cuatro meses! Qué gran noticia, Inma. Abrazo grande y enhorabuena.