domingo, 10 de julio de 2016

Reyes Dormidos



Un buen amigo nos manda esta miniatura con una broma que ensalza la modernidad del medievo. 

Ahí está lo que más en contra tengo de esta epidemia de homosexualismo mediático. No me deja ver con ojos limpios y me levanta sospecha ante amistados o gestos de cariño contra los que no me da la gana tenerlos ni tengo derecho. Yo he guardado la imagen en mi carpeta de iconos.

Rezaré ante esta imagen. Para que nos libre de los prejuicios automáticos que nos han impuesto desde los medios y la publicidad; porque dormidos siguen siendo Reyes y la corona no la dejan; porque simbolizan la catolicidad; porque un ángel de oro vela sus sueños como espero que haga con los míos; y, sobre todo, porque, al fin, despertarán los reyes de la tierra.




6 comentarios:

Javier Vicens dijo...

A Melchor, Gaspar y Baltasar les dijo un ángel, mientras dormían a pierna suelta, que no volvieran a Herodes. ¿Qué más?

Anónimo dijo...

No sé por qué me da a mí que va a haber unos cuantos comentarios a lo que ha dicho aquí arriba.

Anónimo dijo...

No sé por qué me da a mí que va a haber unos cuantos comentarios a lo que ha dicho aquí arriba.

Mayara Ribeiro dijo...

Señor Enrique,

Le escribo para solicitar autorización para publicar el texto abajo, con el debido crédito, en un libro didáctico de lengua española.
Nuestra intención es también la grabación del poema como una pista de audio, para ser utilizado en un CD que será presentado con el libro.

Abajo, el poema:

Una vez al año, ¡tam!
se vuelve el mundo al revés
y da vueltas, vueltas, y
lo que ves no es lo que es.

Ves el suelo, es – velo – el Cielo;
ves abetos, son manzanos;
ves a un niño, es todo un Dios;
y ves a Dios y es tu hermano.

Y así, de pronto, tam, tam,
la noche se hace mañana:
se vuelca el mundo, voltea
lo mismo que una campana.


Estoy esperando una respuesta breve.

Muchas gracias.

Mi correo electronico es mayara.ribeiro@ftd.com.br. Saludos!

Enrique García-Máiquez dijo...

Qué oportuna petición en una entrada sobre los Reyes Magos. Tiene más que mi autorización: mi agradecimiento.

José María JURADO dijo...

Wunderbar!