martes, 24 de octubre de 2006

Vanitas

vanitatis, aunque eso sí, bastante compensada por el memento mori que me atiza de pronto.

2 comentarios:

Luis dijo...

Jajaja, comprensible la compensación.

Carlos RM dijo...

Una sobredosis de barroco en toda regla.