lunes, 27 de noviembre de 2006

Baú de espantos


Si lo llega a saber, no sale del baúl. Y ahora se estará revolviendo en su tumba. A Pessoa, que es uno (o varios) de los grandes poetas del siglo XX los pequeños y decimonónicos nacionalistas vascos le han cogido una frase para decir, catetos, todo lo contrario. Álvaro de Campos diría, no sé si en portugués o en inglés: "La fama siempre es mala y peor cuando es buena y te pone al alcance de los tontos, que se hacen con ella un capirote", y Ricardo Reis asentiría en latín. Seguro que en vascuence no, porque ninguno de ellos era buena persona...

Quitando el pésame a Pessoa, yo estoy satisfecho con la campaña, que me reafirma en mi amor por el inglés y en mis aventuras con el portugués, hacia el que me empujaron cosas como ésta. Y para colmo de dicha, compruebo que por la boca muere el euskaldun: en su misma campaña se retratan.




Ellos sí.

1 comentario:

Verónica dijo...

El dibujo que ilustra el esperpento parece de Miró. No sé si me horripila más el continente o el contenido: si me pica el virus ése, me da algo. Prefiero quedarme en mala persona...
La verdad es que, entre las florecillas de Galicia -con las que nos deleita de vez en cuando Arp-, y las del País Vasco, casi prefiero no salir de Madrid, donde parece que aún resta algo de cordura, no sé por cuánto tiempo...