sábado, 18 de noviembre de 2006

Rehacer mi vida

Cada vez que escucho: “Tengo derecho a rehacer mi vida”, me muerdo bien la lengua. Si no, replicaría: “lo que tú tienes es el deber de rehacértela, como todos”. Pero no me entenderían, porque ese derecho no ampara una conversión interior, qué va. Desde los viudos más veloces hasta el cuarentón o cuarentona que sufrió y/o hizo sufrir rupturas y divorcios exprés, clásicos o civilizados, todos lo usan para justificar, como si fuese la panacea universal, un cambio de pareja.

Como cada caso es un mundo, no puedo criticar más que la cursilería de la expresión. Y no del todo, porque, aunque empalagosa, reconoce de alguna manera que una vida se construye sobre el amor. Lo cual es, en el fondo, bonito y, al final, cierto.

Además, ponerme ahora a luchar contra lo cursi sería peor que lo de don Quijote y los molinos, que aquí de la horterada edulcorada no se libra, de Zapatero abajo, ninguno. Así que dejémosles con su derecho a rehacer (una y mil veces) sus frases hechas, y volvámonos nosotros (quiero decir, yo) a nuestros deberes, o sea, a lo que importa.

A mí me vendría bastante bien una manita de restauración. Claro que apenas si me atrevo a mentar lo de “rehacer mi vida”, no vaya a leerlo mi mujer y me malinterprete. En realidad, es todo lo contrario: la relación que más nos cambia es la que menos cambia, porque las reformas bien entendidas empiezan por uno mismo y no tienen fin y lo demás distrae. Fíjense que no hay nada más revolucionario ni transformante que el amor de Dios, que es el Motor Inmóvil.
[En el semanario Alba]

12 comentarios:

Anónimo dijo...

soy un curioso lector de poesia de barcelona, a ver si me puedes decir donde se puede conseguir oficio de ibañez langlois y el numero 17 y 18 de la revista numebor

Anónimo dijo...

me gustaria a ver si me dices donde encontrar el libro de chesterton que editaste....por cierto.......rehacer tu vida es como reencontrarte con Cristo......lo importante no es saber la pieza justa sino que todas algun dia encajaran

E. G-Máiquez dijo...

Anónimo barcelonés, le alabo el gusto (amén de la ciudad). El último Númenor, que está muy bien, no sé dónde podría encontrarlo, se me ocurre que lo pida en la página de Fundeca, si puede. Oficio no ha salido aún: se presenta el día 29 y espero que, a partir de entonces, pueda encontarlo en Renacimiento. Ahí mismo podrá encontrar las traducciones de Chesterton. He puesto también en el carro el número de Nadie parecía sólo por cariño a la criatura porque todos los poemas allí recogidos están en Lepanto y otros poemas.

Joaquín dijo...

"Giving up smoking is the easiest thing in the world. I know because I've done it thousands of times".

"Dejar de fumar es la cosa más fácil del mundo. Lo sé porque lo he hecho miles de veces".

Mark Twain

Jesús Sanz Rioja dijo...

"Tengo derecho a rehacer mi vida"... Sí, la verdad, los niños dan mejores excusas cuando hacen una trastada. Los mayores somos patéticos.

Carlos RM dijo...

A veces se dice «rehacer mi vida», cuando lo que se quiere decir es «hacer mi vida». A mí me parece una cursilada, la verdad. Y aunque, como apunta Enrique, de alguna manera se reconoce la importancia del amor, tengo que confesar que cuando escucho la dichosa expresión me siento tan deshecho... Me parece que es un ataque a los que no tenemos «pareja», otra palabrita que se las trae.

Juan Ignacio dijo...

Ingenioso eso de relacionar el Motor Inmovil con lo que nos mueven las cosas más estables. Muy buena toda la entrada.

¿Rehacer nuestra vida? Es que nuestra vida ya no es nuestra vida sino que además es la vida del esposo de alguien, y el padre de tal otro, y el tío del de más allá, y...

Y se me ocurre que somos como la pieza de un gran mecanismo que se armado con todos esos parentescos. Y si una pieza se rompe o falla, lo que hay que hacer es arreglarla, no sacarla, porque si la sacas se desarma todo el mecanismo.

Rocio Arana dijo...

Las expresiones "rehacr mi vida" y "mi pareja" son terribles, pero al menos con ellas el que las maneja se refiere a sí mismo. Lo malo es cuando tienes en la mano una niña de año y medio y en la tripa un bebé de tres meses y medo y te miran y te dicen con auire d reproche, "¿otro...? Bueno, pero te quedarás ahí, ¿no...?"

Anónimo dijo...

La vida no se rehace, la vida se lleva puesta. En la vida existen los borrones, qué duda cabe, pero no la cuenta nueva: ésa es la eterna fantasía infantil de "ahora me duermo y cuando despierte ¡zas! tal cosa evaporada" No es así, lo que se lleva en la vida es el suma y sigue... Sólo El que tumbó a Saulo, El que pidió de beber en el brocal del pozo a aquella de la ristra de parejas, El que conmovió al ladrón en el último instante, sólo Él rehace: al que tiene que ser rehecho, al que vive. Quien lo probó lo sabe.

Verónica dijo...

Châpeau, maestro Máiquez, por esta luminosa entrada. Sólo el Autor de toda vida puede coger los pedazos que van quedando de la nuestra, y rehacerla a Su antojo (Muy buena la reflexión última del usuario anónimo barcelonés).
Deshacer, destruir lo que se ha construido con esfuerzo, es muy fácil; lo difícil es edificar, o erigir de nuevo. Esto último requiere de todo nuestro empeño y creatividad. (Luego está el misterio de la libertad... pero ése es otro cantar).

Anónimo dijo...

en otros momentos, Verónica, me habría dado igual que me cambiaras de sitio, pero, con lo que está cayendo, mejor déjame en casa. Saludos desde Madrid de la usuaria anónima de la última (penúltima) entrada (que buscando información sobre la próxima edición de Langlois no ha podido resistirse a meter baza)

Anónimo dijo...

Hola, soy edu de Argenitina, y leyendo estas lineas llegue a una reflexion, digo, si tengo o no derecho a rehacer, hacer o deshacer mi vida, es una cuestion muy amplia, y tendriamos que prestar atención y observas que hicimos antes, es decir si tenemos que re hacer nuestras vidas, sifnifica verdaderamente que lo que hicimos o estamos haciendo esta mal, es decir, lo que vivimos o nos hizo feliz esta mal hecho? creo que la cuestion no es re hacer, sino cambiar algunas metodologias de vida, pero el hecho de re hacer invade muchos terrenos que no mucho tienen que ver a veces con nuestras vidas, pero nunca es tarde para un cambio de planes, re hacer no es tan facil, tampoco menester, pero los cambios por lo general ayudan, no podemos arrepentirnos tanto de las cosas o desiciones que tomamos a lo largo de nuestras vidas. Abrazos madre patria, Edu.