viernes, 3 de agosto de 2007

Allodetta

Como si no tuviera bastante con los consejos provacacionales de los que me rodean (en todos los sentidos), en la red JM Macías y Arp —tu quoque fili mi— han notado ya mi inaccesibilidad al desaliento: “pero pero ¿este Enrique no vaca?” Me haría el juanramoniano si la pose me quedara bien: “Qué pereza… de dejar de trabajar”, repetiría malva y crepúsculo o amarillo o azul. Lo repetiría de cualquier forma con tal de que no me apliquen la dichosa solución de estos tiempos, que consiste en asignar enfermedades y adicciones. Diagnóstico: grafomanía. [For English Speakers: Wordaholism.] Modestia aparte, alegaré que lo mío es más bien dantesco. Lo explicó el poeta con aquella alondra que canta y después, saciada, calla:
Quale allodetta che ‘n aere si spazia
prima cantando, e poi tace contenta
dell’ultima dolcezza che la sazia.

......................................[Para. XX. 73-75]
Lo que ocurre es que no he encontrado hasta ahora entre mis líneas esa última dulzura. Por eso sigo aquí, en el aire, cantando.

10 comentarios:

ARP dijo...

Jo, qué bonitos versos y yo sin leer a Dante.
Ojalá no vaques en todo el verano (a estos efectos). Estás en estado de gracia bloggera y hay que aprovechar la racha.

Jesús Sanz Rioja dijo...

EGO QUOQUE me piro. Cuando me meta en septiembre todas tus entradas de agosto me puede dar por no volver a escribir.

Juan Manuel Macías dijo...

Es verdad. Muchos te agradecemos que nos sigas alondrando.

Bukowski dijo...

Creo que, en realidad, para angloparlantes sería mejor palabra "wordaholism". Para ellos, el "workaholic" existe, y el "workaholism" se usa bastante, y como entre work y word tampoco hay tanta diferencia, pues mejor aprovechar... :P.

E. G-Máiquez dijo...

Justo ese neologismo es el que quise perpetrar, B, pero se me fue la mano: ¿en qué estaría pensando?

jose luis gonzález dijo...

Tiene todo el aire de condena melancólica. Ojalá no pueda usted nunca encontrar esa dulzura, para que los demás podamos gozar de la gracia de lo que escribe.

E. G-Máiquez dijo...

No sé si agradecerle el piropo, don José Luis González...

jose luis gonzález dijo...

Agradézcamelo. Ha de llevar usted a cuestas el peso de ser un gran poeta y no estar nunca satisfecho consigo mismo. Pero, por favor, no me trate de Don. Soy yo el que por respeto, por ser más joven que usted, y por ser usted una figura literaria, debo tratarle de usted, mientras no me conceda el tuteo.

E. G-Máiquez dijo...

Hombre, José Luis, con comentarios como éste te concedo (ruborizado) el tuteo y te debo una ronda de cervezas, como mínimo.

jose luis gonzalez dijo...

Por supuesto, siempre que la segunda la pague yo ;)