viernes, 2 de noviembre de 2007

El barbero del barbero de Colombia

Darío Jaramillo se mete en el gremio de la barbería y selecciona varias frases de entre la extensa obra poética de Rafael Cadenas. Pueden leerse en su muy meritorio prólogo a Obra entera. Mi reseña entera a ese libro puede leerse aquí. Y aquí, en el blogg, sin más comentarios, haré un poco de barbero de segunda generación y, entre las frases recortadas por Jaramillo, reseleccionaré:


Realidad, una migaja de tu mesa es suficiente.

*

Florecemos en un abismo

*

Vivir en el misterio: frase redundante.
*

No se puede escribir cosa valedera sin haber estado en el infierno.

*

Sólo en un sitio puede ser derrotada una sociedad: en el pecho de cada hombre.

*

Desde que vi mi pobreza dejé de sentirme pobre.

Y ya por mi cuenta y riesgo, de primera mano, recorto estas otras:

El poeta moderno habla desde la inseguridad.

*

Los lectores de poesía buscan en el fondo revelaciones.

*

La dificultad ya indica conciencia del lenguaje, y desconfío de muchas solturas.

*

El cómo es importante, el cómo es la literatura.

*

La literatura va siempre de adentro hacia fuera.

*

Literatura: la manera más entrañable del habla.

*

Es posible recordar a cada instante que olvidamos y así recordar.

*

Todo hombre es antiquísimo, pero no lo quiere saber.

*

Lo esencial no es de ninguna época.

*

Si lo que existe nos parece poco, ¿qué puede sosegarnos?

*

Lo inmediato, esa cima.

*

Si no fueras elemental, ¿qué podrías decir?

*

El brillo no es importante, sino para sentirse importante. Importante es sentirse.

*

La actividad febril te destierra.

*

La humildad es un refinamiento.

5 comentarios:

Juan Ignacio dijo...

"La actividad febril te destierra", mi elección.

En cierta forma, si lo pensamos, lo que se considera desde hace siglos progreso quizás no sea más que seguir aferrándonos a esta tierra de destierro.

"La humildad es un refinamiento" es también muy interesante. Fijate que si nos sentamos en el último lugar somos humildes, pero eso no quiere decir que no nos guste que luego nos manden al primero.

Juan Ignacio dijo...

Por cierto, leo "Todo hombre es antiquísimo, pero no lo quiere saber", no mucho después de leer un prólogo de Ramón Gómez de la Serna al Miguel de Mañara de Oscar Vladislas de Lubicz Milosz, en donde dice: "En Milosz se comprende que el alma es vieja como el recuerdo total del mundo y de su historia..."
Y me quedo pensando...

ARP dijo...

Releo ahora a gusto la reseña y por fin me fijo en el tal Rafael Cadenas: aunque me echa para atrás lo de que "su religiosidad [sea] zen por zen panteísta" (genial el juego de palabras, por cierto) reconozco que algunas frases están bien, sobre todo la primera sobre las migajas de realidad.

E. G-Máiquez dijo...

Sí, delicado Arp, ésa está muy bien, y los humildes refinamientos que señala J.I. Pero el poema Angst, qué me dices: ¿no podría ser talmente del último José Jiménez Lozano?

ARP dijo...

Sí, es un gran poema, aunque angosto y angustioso, por lo menos para hipocondriacos como yo ('Angst' en alemán es 'miedo': se me escapó la pedantería, no puedo evitar eso, el tonillo profesoral)