sábado, 10 de noviembre de 2007

Quejío

El sagaz hipocondriaco
sabe que tendrá razón
más tarde o más, ay, temprano.

11 comentarios:

Donna Angelicata dijo...

Muy bueno. Citaré, como hago innumerables veces, al genial Jardiel Poncela:

"El que se ha librado muchas veces de morir atropellado por un camión, acaba muriendo atropellado por un triciclo"

i.riñón dijo...

Ja, ja, ja, muy bueno.

Counter-Revolutionary dijo...

Máiquez, debido a tu talla muy superior a la mía no me atrevo a hacerte una propuesta de enmienda, pero, ¿no sería mejor "ay, más temprano", en vez de "más, ay, temprano"?

Rocío Arana dijo...

¿Tu quoque, querido enrique?

batiscafo dijo...

¡Qué buenos versos, qué buen título y qué manera de acertar donde más duele! Y ole a ese "ay" que no puede estar mejor colocado.

Nodisparenalpianista dijo...

Sagaz no se, paciente, sin duda.

E. G-Máiquez dijo...

Querido Contra, esto es, a favor, atrévete siempre a enmendarme, que así aprendemos todos. De hecho, ese ay ha estado baylando un buen rato. Al final está ahí,ay, un poco descolocado, para subrayar donde aprieta el zapato: en el "temprano". Batiscafo que también debe ser un pelín hipocondríayca lo ha visto como yo. Pero lo seguiré pensando. Y te agradezco muchísimo la sugerencia.

AnaCó dijo...

¡Muy bueno!

A Día De Hoy dijo...

Entregarse, dado que no nos pertenecemos, es para el hombre única opción; valga la paradoja. Por eso la hipocondria, que todos padecemos en alguna medida, es un síntoma de debilidad, es decir, una inmoralidad.
Es preciso avivar la fortaleza. Creo citar a Espinosa: "En nada piensa menos un hombre libre que en la muerte".

JSV dijo...

¡Olé esa soleá!

Anónimo dijo...

Mejor ¡ Olé esa San León!, y mejor aún, con jamón, que de poetas jambríos viven los taberneros. Hipocondríacos acaban, pero de enfermedad, no de inmoralidad.