lunes, 29 de septiembre de 2008

Chesterzal

Paré en una estación desconocida de un país ajeno, en un andén vacío en mitad de la noche. Y todo aquel desamparo era mi casa.


*
Este aforismo (o microcuento) de Carlos Marzal bien podría haber sido una novela de Chesterton de no ser por la palabra “desamparo”. Si llega a poner deslumbramiento…
Pero, bueno, no todos tienen que hacer magia con la literatura y para un lunes pues no está mal.

2 comentarios:

Mery dijo...

Es que el desamparo le lleva a uno a otro tipo de literatura, a otra magia que quizás no es magia plena, sino absoluta desolación...
Pero ciertamente no está nada mal para ser lunes.
Un abrazo

Rocío Arana dijo...

Si hubiera puesto Deslumbramiento, la entrada se hubiera llamado Máiquezal.