martes, 23 de septiembre de 2008

Banderitas

En mi casa, el Ministerio de Asuntos Elegantes lo lleva mi señora. Ella es la que decide qué camisa me pega, qué tapicería conviene en un sofá, qué expresiones mías son demasiado, digamos, coloquiales y cómo se comen los espárragos. Yo, en líneas generales, obedezco, como es natural, y me va bien. A veces, mis alumnas me dicen: “Hoy no le ha vestido su mujer, ¿verdad?”, y aciertan.

Lo cuento para que entiendan ahora mi heroísmo. Ella declaró que llevar un cinta con los colores nacionales colgando del retrovisor del coche no es elegante. Sin embargo, yo la he puesto. En la situación actual, ejercer de español me parece necesario, aunque cueste y entristezca tanto. Encima, mi cinta al principio era feúcha, pues la compré clandestinamente en una mercería deshilachada. Luego, un amigo se apiadó y me regaló una Medida de la Virgen del Pilar, que es otra cosa.

De resultas, me fijo mucho en las banderitas que cuelgan de los coches. Cuando encuentro a otro con otra me siento muy solidario y le perdono sus maniobras torpes, si es el caso, o su lentitud exasperante, si lo adelanto, o su alocada velocidad, si me adelanta. Uno con una pegatina de España ayer me quitó un aparcamiento, y no me importó apenas.

Moraleja: igual podría ser un buen método adivinar en cada persona que me cruzo la banderita de hijo de Dios, que es otra de las mías, aunque todavía no la haya colgado del retrovisor. A ver.

5 comentarios:

Fernando dijo...

Maestro:

Mi corazón se llenó de gozo cuando empecé a ver bastantes coches con un rosario colgado del retrovisor. "Pese a todo, me dije, la devoción mariana va creciendo en España".

Qué ingenuo: cuando ví que un amigo, hortera y ateo, lo había puesto en su retrovisor, comprendí que era una moda paleta más, como la de hace años de colgar a un Elvispresley que bailaba.

Nadie dijo...

A mí me pasa lo mismo que a ti, pero al revés: cada vez que veo un tío con la camiseta, o un coche con la pegatina del Che Guevara...

Juan Ignacio dijo...

Genial entrada. Viene inspirado el autor.

Lo que me he quedado pensando (después de tanto sonreir) es que en el caso del hijo de Dios, la supuesta "banderita" es (coincide con) la actitud que quieres generar con ella en ti. O sea, con la misma misericordia que tu quieres tratar al otro estarías mostrando, si lo logras, la bandera de verdadero hijo de Dios.

Uf, un poco rebuscado quizás. Déjalo pasar.

(El rosario en el retrovisor es o fue también una "moda" aquí y algo que en nada identifica a una persona religiosa o de mucha oración. Lo más triste es que por eso y por otras cosas resultó ser de mal gusto tenerlo. La esposa de Enrique, si fuera argentina, lo desparobaría).

Rocío Arana dijo...

aaaah, por tu culpa acabé comprando una pulserita de la bandera española...

LARA CRAFT® dijo...

Que bueno eres!!! Resulta que también tengo una "medida" de la Virgen del Pilar en el coche. E igualmente me encanta cuando veo alguien con la misma.