miércoles, 1 de septiembre de 2010

Tres meses y medio

Carmen es ya una señorita: mantiene erguida la cabeza y se ríe de todo. Para andar por el mundo no hace falta más, verdaderamente.

15 comentarios:

E. G-Máiquez dijo...

En cambio, a Miguelín le sobran seis metros y pico.

Alejandro Martín Navarro dijo...

Enhorabuena! Y bienvenido a septiembre... :-(

Kris Kelvin dijo...

Bienvenido.

Fernando dijo...

Bienvenido, por fin.

Juan Ignacio dijo...

Oh, es genial.
Un verdadero rompimiento de gloria para el regreso.

Belén Núñez dijo...

Bienvenido Enrique

Anónimo dijo...

No dejes suelta a Carmen tan rápido. Todavía necesita a sus padres...
Bienvenido.
Bartolo

Adaldrida dijo...

¡¡¡POR FIN!!! No sabes cuánto tye he echado de menos, me temo que eres droga dura. Por no tener tu blog me enganché a Amar en tiempos revueltos, qué vergënza...

AnaCó dijo...

¡Qué buen regreso!

Maria dijo...

Muy elocuente tu artículo en Diario. Leyéndolo me he acordado de la película toy story 3, que he visto este verano en tu tierra. Aprovecho para recomendarla a quien no la haya visto.
Muy bueno tu apunte sobre la paradoja del niño representando al país del millón de abortos.
¡Feliz regreso! Feliz especialmente para tus lectores.

Nicolás dijo...

Bien venido. ¿Qué tal el libro?

Mora Fandos dijo...

Indeed! un saludo.

batiscafo dijo...

Gracias por volver tan puntualmente. Y por dedicarte a tu obra principal estos meses de verano. Qué ganas de conocer a Carmen y de veros.

ACdR dijo...

Tarde y corriendo, pero me incorporo a la tertulia. ¡Por fin! Un abrazo y a seguir creciendo (y riendo).

Pablo dijo...

A algunos incluso les basta con reírse de todo.