jueves, 4 de agosto de 2011

¡Cuidado!

Un lápiz no es una broma
sino un buril o un puñal
o un pincel…, algo fatal
si Carmencita lo toma;
pues no hay en el mundo goma
—siendo el mundo folio y tema—
para borrarlo. Y me quema
un ansia de emulación:
¡crear yo esta expectación
cuando comienzo un poema!

4 comentarios:

Espinelete dijo...

Espléndido... Como se anime usted con esto de las décimas tendremos que jubilarnos los demás...

Gonzalo dijo...

:-)

Tomás Salas dijo...

Estupendo poema. Toda parte de la realidad, por humilde que sea, es poética.

Adaldrida dijo...

Qué envidia... qué buen poema