domingo, 11 de diciembre de 2011

¡A Belén, pastores!

Carmen está fascinada por el belén. Bueno, no sabemos si snob o revolucionaria, por ahora se concentra en los yeyes.

5 comentarios:

Corina Dávalos dijo...

¿Y tu hijo? todavía no se atreve con la Corona? Precioso artículo.

Anónimo dijo...

En cierto nacimiento, la abuela de Carmen remedió el descabezamiento de un pastor pegándole una cabeza de oveja. Lo curioso es que el fenómeno, si no se advertía, pasaba inadvertido.
Jilguero

cb dijo...

Ya lo dice el villancico: A Belen, pastores-A Belén, chiquitos.
Sin cabeza van más chiquitos. Tu niña sabe mucho.
Sí que es una preciosidad de artículo.

E. G-Máiquez dijo...

¿Su abuela o su bisabuela?

Gonzalo dijo...

Ay, otro año que pasa la Inmaculada y el Belén a medio montar y las tarjetas sin hacer...

Un abrazo a tus figuritas, con la esperanza de que sobrevivan (casi) todas.


Nota tocanarices al anónimo: Es que todo lo que no se advierte siempre queda inadvertido...

;-)

Sin acritud...