jueves, 12 de septiembre de 2013

En la parada



Buenos amigos me desaconsejaron poner fotos de mis hijos en el blogg, y yo he ido, más o menos, obedeciendo; pero con ésta no he podido resistirme. ¿Razones? Cuatro, por lo menos:

A- La última entrada carmelita del blogg, tan exitosa, podía dar la imagen (colateral) de una niña aburrida y poco aplicada. Ya ven que lo cortés no quita lo valiente. 

B- Tras su amenísima conferencia jerezana de ayer, el marqués de Tamarón me dijo, que a cuenta de Rayos y truenos, veía a mis hijos un poco como nietos suyos. Y uno, por supuesto, no puede menos que fomentar con todas las armas que tiene ese abuelazgo literario tan honroso. 

C- Si RyT es un diario, esto es lo que hago a diario, principalmente. 

D-¿Y qué me dicen de la flor del hibisco que lleva Carmencita? Risas las que sean menester, pero, discretamente, la flor, siempre.