sábado, 30 de septiembre de 2006

Justicia

No es que venga a hablar del auto del juez Garzón, que lo analiza mejor Luis del Pino. Lo que aquí es de justicia es que, como me voy a pasar el día escribiendo el prólogo a la antología de José Miguel Ibáñez Langlois, sea él quien me redacte la entrada del blogg. Quid pro quo, vaya. He escogido el fragmento 71 de Futurologías:

71
La aristocracia de la inteligencia
se refleja muy claro en el idioma
el latín se declara lengua viva
idioma universal a todo efecto
filosofía ciencia diplomacia amor
música popular finanzas y negocios
si de rezar se trata si de orar
miserére mei Dómine quóniam infímus sum
si de hablar del amor y sus misterios
odi et amo quare id fáciam fortasse requíris
si de insultar al prójimo con ganas
si sapis et sentis hic tibi ait Morere
en las operaciones financieras
Marco spondente recusas crédere tu nummos?
y así para cualquier oficio o menester
ya sacro ya profano bajo la luz del sol
ciertos dialectos vivos se declaran
en desuso por polución mental
el sueco turco vasco y holandés
son lengua muerta están contaminados
por sexo terrorismo teología-ficción
no se pueden hablar decentemente
prohibido su estudio salvo el caso
de un mísero puñado de filólogos
el castellano crece con la fe
nació creció enfermó con pulso teologal
con la sabiduría del pueblo que ama a Dios
y no firma siquiera sus amores
no me mueve mi Dios para quererte
el viento del Espíritu hoy le enciende
resplandores del cielo y de la tierra
el inglés no es el código del dólar y el turismo
es la lengua inmortal de la poesía
qué idioma puede dar estos dos versos
I offer you the memory of a yellow rose
seen at sunset years before you were born
traten de hacer lo mismo en esperanto
les saldrá un poema estructuralista
el griego se declara imprescindible
sólo para poetas y filósofos
clausurado el poeta analfabeto
salvo en el caso de la musa popular
que es cultura sin nombre ni apellido
dónde se ha visto a un músico componer sinfonías
sin haberse adiestrado veinte años en su oficio
en su ciencia ejercicio corazón
los poetas creían que bastaba
papel pluma las ganas de escribir
y alguna emocioncilla de tercera
no señor dijo Rilke hay que tener
una necesidad de vida o muerte
viajes naturaleza mundo vida más vida
y esto para escribir tan sólo el primer verso
hoy día eso no basta se pide mucho más
por lo menos lo mismo que al médico ingeniero
científico abogado cura para ejercer
años y años de vivir en las palabras
amarlas desecharlas rescatarlas
odiarlas descubrirlas conquistarlas
en su idioma y en tres o cuatro más
un poeta en lengua castellana
necesita saber latín y griego
necesita el inglés la métrica y la música
y haberse sumergido hasta las heces
en el habla profunda de su pueblo
secreto manantial de su energía
los libros y la calle por igual
años de años tal vez toda una vida
qué se creen señores que un poema
es menos complicado que una célula
que un átomo que un ojo que una estrella
que la guerra mundial que el fin del mundo
el poema es tan tan enmarañado
profundo sideral raro infinito
exótico invisible ridículo espantable
como el hombre en persona como su alma
calculen los microscopios telescopios
matemáticas ciencias sufrimientos
poder premontorio telepático
buen oído salud buena cabeza
y lenguaje lenguaje y más lenguaje
la absoluta locura del lenguaje
que el pobre necesita para hacer
dos versos aceptables
y no digamos nada de un buen poema
más mejor no seguimos con el tema
si lo pienso abandono esta canción
de amor.

12 comentarios:

Arp dijo...

¡Qué bueno el poema! Potente, acelerado (por lo menos yo sólo lo puedo leer deprisa, sin comas a las que agarrarmen), y lo mejor (lo voy a decir de forma antipoética): cómo pone en valor la poesía.
Genial lo del esperanto.

Aquilino Duque dijo...

¡Cómo he disfrutado con los versos de Ibáñez Langlois! Que se fastidie Jorge Edwards y que Munárriz se quede sin postre.

Rocio Arana dijo...

Me gusta el poema salvo lo del vasco la verdad yo tampoco pongo comas y digo qué hay con el vasco es parte de nuestra riqueza qué pasa ahora vamos a ser unos hipócritas mucha gente ha hablado en vasco toda su vida el vasco está aquí antes que el castellano y quién renuncia en España por ejemplo a la belleza de la lírica galaico portuguesa por ejemplo, eh?
Ojo no hablo del batua y ojo mañana voy a mi tercra manifestación en contra de eta pero si en Maestu alguien me saluda diciendo kaiso no me rasgo las vstiduras la verdad...

Jesús Sanz Rioja dijo...

Cágonla, ¿por qué no editas las obras completas?

Rocíoarana, calma, te comprendo, pero es que a don José Miguel le gustan estas hipérboles más que a un tonto una tiza.

Dal dijo...

Imprescindible. Se pasa de la sonrisa al "eso, eso", y de ahí a la emoción.
Gracias por un nuevo autor que me descubres. De dónde ha salido este tío? Entro en Google y veo que además de poeta es presbítero, doctor y académico. El lunes me paso por Hiperión a comprar todo lo que haya de él (supongo que Munárriz, a pesar de lo que dice Aquilino, lo tendrá en su maravillosa cueva).

AnaCó dijo...

Muy bueno! Sólo había leído poesía religiosa de Ibáñez Langlois, me alegra conocer otros senderos. Yo me quedo con esto: "hoy día eso no basta se pide mucho más
por lo menos lo mismo que al médico ingeniero
científico abogado cura para ejercer
años y años de vivir en las palabras amarlas desecharlas rescatarlas odiarlas descubrirlas conquistarlas en su idioma y en tres o cuatro más."
Y que Dios reparta suerte...

Breo Tosar dijo...

Descubrí al poeta chileno José Miguel Ibáñez Langlois de la boca del humilde rapsoda Álex González, que recitaba en algún local de Badalona "El libro de la Pasión", de 1986. Recuerdo su voz -la del rapsoda- penetrando en mis oídos, asustándome con sus gritos (en el poema sobre Satanás), y también recuerdo su voz -la del poeta- invadiendo mi alma.

Langlois suena así:

"Soy cura
y qué
otros buscan perlas en el fondo del mar
o instalan ojos y oídos humanos en la estratosfera
yo trabajo en éste y en el otro mundo
yo tengo el poder de expulsar demonios de las computadoras
yo transformo leprosos en arcángeles
y mujeres de Lot en estatuas de sal
yo me visto como ni los mismos reyes para celebrar la Misa
yo hablo todas las lenguas de Pentecostés y algunas otras nuevas

yo soy la mano de Dios que borra los pecados más increíbles
yo soy el espejo de Dios que camina por la historia sagrada
otros tocan la flauta a las serpientes artificiales
yo resucito muertos
soy cura
y qué."

Juan Ignacio dijo...

¡Que rapido que corre!
Lo que entendí me gustó, lo que se me escapó me dejó gustosa intriga.
¿Tiene nombre este tipo de poemas?

E. G-Máiquez dijo...

No sabéis la alegría y el ánimo que da la buena recepción a Langlois. Me falta el dato que explique por qué Munárriz se fastidiará por esta antología (de Edwards sí lo tengo). Lo del vasco, ya te lo explica, Rocío, Jesús Sanz. Para ver al vasco en todo su esplendor, antes de salpicado por la sangre, hay que leerse La vida nueva de Pedrito de Andía. Me temo Dal que tendrás que esperar a que en noviembre salga mi antología, pues Ibáñez Langlois es una inexplicable (y tan explicable) ausencia en las librerías españolas. Los poemas no religiosos de Ibáñez Langlois, AnaCó, son muy interesantes y redondean su obra, ya verás. Por último, gracias a Breo, por enriquecer más la entrada con otro poema y a Juan Ignacio decirle que creo que la estrofa no tiene ningún nombre en especial y sólo con muchas explicaciones se le podría llamar salmo. Desciende directamente de Altazor, de los Cantares de Pound y de los poemas de largo aliento de Neruda.

Juan Ignacio dijo...

No lo he leído, pero te comento que he dado por casualidad con un artículo de vuestro autor.
Saludos.

Verónica dijo...

Gracias, gracias. Menudo poemón... Me encanta el ritmo como de caballo desbocado que le imprime la ausencia de toda puntuación.
Echo en falta, no obstante, alguna referencia a la lengua de Molière. Un idioma que ha dado versos tan gloriosos como "Vivez, si m´en croyez, n´attendez à demain/cueillez des aujourd´hui les roses de la vie" (Ronsard), o "Je suis belle, ô mortels, comme un rêve de pierre" (Baudelaire), hubiera merecido algún comentario. Lo malo de los franceses (aparte de la Revolución) es que se lo tienen muy creído...
Me ha gustado mucho lo de la lengua castellana forjada a base de teologías. Y la lanza que rompe a favor de la Poesía. Me recuerda una clase de Metafísica de Forment, cuando dijo aquella frase lapidaria: "Señores, desconfíen de todo aquél que les diga que algo es sencillo. Eso es que no sabe nada". En su aparente simplicidad, encierra mucha, pero que mucha filosofía...

E. G-Máiquez dijo...

Muy aguda observación, Verónica. Muchas gracias por el dato, que seguro que no es casual, ya que Langlois habla francés y bien podría...