martes, 25 de marzo de 2008

Memento mori

Dispuesto a cumplir la penitencia del buen abad de Baltanás, me acordé un momento, transversalmente, de Flannery O'Connor ("She could never be a saint, but she thought she could be a martyr if they killed her quick") y alcancé esta conclusión:
La auténtica eutanasia es el martirio.
(Lo que no quiere decir que yo no esté también en contra de la auténtica, ojo.)

6 comentarios:

batiscafo dijo...

Ciertamente. Incluso en vida, como el de Magdi Allam.

CB dijo...

Visto así de transversal... pues sí.
Sería una eutanasia-hagiotanasia (por recuerdo transversal del impresionante "Agios athanatos, eleison umas" -se admiten correcciones- de los Improperios...)

Enrique Baltanás dijo...

eutanasia... así es cómo lo llaman ahora... al suicidio, si es que no al asesinato.

Juan Ignacio dijo...

Habrá que pensar que estás contra el martirizador y compadeciéndote del mártir... aunque sean la misma persona.

E. G-Máiquez dijo...

Ciertamente, Batiscafo. En los saltos transversales que hice del memento mori al "ya que no queda más remedio, al menos la buena muerte automática o auténtica", pasé por el recuerdo a la carta de Magdi Allan. Luego me lo salté en la entrada, y quizá eso tiene la culpa de que haya quedado tan abrupta y poco paliativa.

Lo de la hagiotanasia es el nombre exacto, CB. Gracias mil. (De lo de los Improperios se admiten traducciones.)

Rocío Arana dijo...

aaaaaaaay duele...