lunes, 7 de abril de 2008

Belloc & Julieta

Los versos deberían tener música. Esta
vez la tienen: su música es Julieta.

Verse should be set to Music. This is set
To Music: and the Music’s Juliet.


***

¿Existieron las Musas? ¿Y las Gracias?
¿Y Afrodita? ¿Y Diana?
Ningún mortal las vio.
Hoy a Julieta he visto yo.

Are there Muses? are there Graces?
Are there immortal faces?
No man mortal saw them yet.
I today saw Juliet.


***

Visiones imborrables: vi mi pueblo a la vuelta
de un viaje por el mar, y el rostro de Julieta.

Two visions permanent: his native place
Found after days at sea, and Juliet’s face.


***

SOBRE SU RETRATO
¿No se parece a ti, verdad? Me alegro,
pues como tú no hay nada bajo el cielo.

ON HER PICTURE
It isn’t like you: So? I’m glad to say
There’s nothing like you upon earth today.


***

EL TELÉFONO
En la ciudad de tantas voces, yo
estaba solo como los astros en lo oscuro.
Sonó entonces tu voz, igual que el sol
llena los cielos aunque es sólo uno.

THE TELEPHONE
To-night in million-voicèd London I
Was lonely as the million-pointed sky
Until your single voice. Ah! So the sun
Peoples all heaven, although he be but one.


***

UNA ROSA PARA SU SENO
Corre, cándida rosa, y a la más bella di
que aquel que más la amaba no estuvo nunca allí.

ON A ROSE FOR HER BOSOM
Go, lovely rose, and tell the lovelier fair
That he wich loved her most was never there.


***

JULIETA
¿Cómo estuvo la fiesta en Portman Square?
No lo puedo decir; pues Julieta no fue.
Y la de Lady Gaster, di, ¿cómo resultó?
No lo sé, pues Julieta junto a mí se sentó

JULIET
How did the party go in Portman Square?
I cannot tell you; Juliet was not there.
And how did Lady Gaster’s party go?
Juliet was next me and I do not know.


***

SOBRE OJOS
Los ojos negros grandes aventuras prometen;
los azules un Cielo; y los tuyos son verdes.

ON EYES
Dark eyes adventure bring; the blue serene
Do promise Paradise: and yours are green.


***

Tres Gracias, nueve Musas, siete Pléyades…,
pero Julieta es única, bajo un cielo sin gente.

Three Graces, Muses nine, of Pleiads seven,
But Juliet one, beneath an empty Heaven.


***

EL DIAMANTE
Esta joya, Julieta, adornará
efímeras bellezas del futuro;
mientras tanto, a ti siempre, ya inmortal,
te adornará mi verso: todo tuyo.

THE DIAMOND
This diamond, Juliet, will adorn
Ephemeral beauties yet unborn.
While my strong verse, for ever new,
Shall still adorn immortal you.


***

Julieta, adiós; que seas al futuro le pido
educada con todos, pero amable conmigo.

Goodbye my Juliet; may you always be
Polite to all the world but kind to me.


***

EL TIEMPO LO CURA TODO
Fue mi vergüenza; ahora, en cambio, me envanezco
de haberte amado más y siempre más que el resto.

TIME CURES ALL
It was my shame, and now it is my boast,
That I have loved you rather more than most.


[Versiones publicadas en el último número de Númenor]

7 comentarios:

ARP dijo...

Me quedo con la priamel de los ojos.

Counter-Revolutionary dijo...

No sabia que Belloc era poeta, un gran poeta. De él yo sólo he leído una muy buena biografía sobre María Antonieta. I enjoyed it very much, Henry!

CB dijo...

a mi también me encanta el priamel, y las visiones imborrables, pero sobre todo el de a mí qué me importan las fiestas, yo sólo sé de Julieta.

Donna Angelicata dijo...

Cuando Henry James, escritor norteamericano, fue a vivir a Inglaterra, un día visitó con su hermano la casa de Gilbert K. Chesterton, en la que se encontraba él y su esposa, Frances. Lo anecdótico lo cuenta el propio Chesterton en su Autobiografía.

James, una persona muy educada, de las que Chesterton llamaría "esas personas respetables", se encontraba sentado en la mesa tomando té con su hermano y el dueño de casa, cuando de pronto, se escuchan unos gritos, que llamaban a Gilbert a asomarse. Miran asustados y, a la distancia, ven llegar a Belloc con un amigo; quizás, un político. Acababan de llegar de Francia, a la que se habían propuesto recorrer, pero no se dieron cuenta y en la mitad del viaje se quedaron sin dinero y tuvieron que ingeniárselas para poder volver a Inglaterra. Así estuvieron varios días juntando dinero y viviendo como pordioseros.

Lo que Belloc venia vociferando era algo así “Gilbert, rájate con unas cervezas”.

Sigurd dijo...

Offtopic:

Yo tenía un amigo, con el que venía quedando, desde hace hace 14 meses, todos los primeros de mes.

De cada encuentro me quedaba la alegría de aprender algo nuevo y algunas ideas que me movían a pensar y a reflexionar sober otras tantas asumidas.

De cada encuentro me quedaban unas cuantas risas y el júbilo de cierta resurrección ponceliana.

De cada encuentro me quedaba el regusto de haber degustado algo similar a la resurrección de Chesterton.

Ahora, se ha ido.

Y uno se siente medio huérfano.

Réquiem por Chesterton.

Antonio449 dijo...

En mi blog he comenzado una serie de traducciones de otro gran poeta galés George Hebert de la escuela metafisica en las letras inglesas del siglo XVII. Devorador que soy de la poesía aurea de Lope, Góngora, y Quevedo me quedado ilusionado con los versos de Herbert aunque sea anglicano y no converso al catolicismo en el caso de Chesterton o católico de cuna como Belloc.

glup dijo...

¿Y esto de Númenor dónde se consigue?