miércoles, 30 de abril de 2008

Varia

1.- Demasiadas películas.- Se juntan este puente en casa diversos invitados, que en principio no se conocen de nada, unos por un lado, otra por otro. Sin embargo(demasiadas películas), me dio ayer por imaginarme: mira que si se conocen, no sé, que uno sea ex-novio de la otra, en plan Cuatro bodas y un funeral, o que en la Universidad (todos han estudiado, naturalmente, Derecho) uno se copiara de otro y suspendieran ambos, o que, o que... Llamé inmediatamente por teléfono al más íntimo, y, uf, qué alivio, no se conocen de nada nunca. ¡Qué alivio y qué entretenidos vamos a estar con las presentaciones!

2.- ... de una misma opinión.- Preparando el fin de semana, llamé por primera vez en mi vida a reservar mesa al restaurante Antonio y enseguida, antes de que dijera el nombre, me espeta el camarero: "Creo que su esposa ha reservado hace media hora". Yo: "No puede ser". Él: "¿Leonor B.?" Yo: "Anda. Pues sí que es mi mujer. ¿Cómo lo ha adivinado?" Él: "Habéis reservado la mesa exactamente del mismo modo".

3.- Un poco de color local.- Podría decir que, puesto que escribo en la prensa regional, un tono local y no más es lo que he intentado en mi artículo, arsa y olé, de hoy.

4- Pero mentiría. Tenía interés en colar de rondón una defensa de mi propia y universitaria weird mixture of faith and frivolity. Así describía el padre de Evelyn Waugh aquel verano en el que su hijo no hizo más que serving at the altar & going to picnics. Salvando las distancias, me parece una mezcla estupenda para un futuro escritor.

5- Y encima callaría algo. Tenía escrito otro artículo más serio, pero el repugnante caso de Austria lo hacía trivial. Y del asunto en sí no podía escribir: ante tamaña manifestación del mal no tengo nada que proponer que no sea una atónita mezcla de indignación e insultos. Así que decidí huir a las antípodas, esto es, irme a la feria, donde los equipos de música a toda pastilla y la alegría de los buenos amigos y el vino de Jerez ahogarían un poco la angustia y el vértigo.

3 comentarios:

Auberon Quin dijo...

Menos mal que no cuajó la vocación al derecho fiscal...

E. G-Máiquez dijo...

Se le agradece mucho el comentario.

paula valenti dijo...

me gusta mucho esta coctelera, a qué se debe??