martes, 3 de marzo de 2009

¡Huy!

Cuando despertó, el despertador todavía estaba allí, sin pilas.

8 comentarios:

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Hola Enrique.
Saludos desde Sevilla.
Felicidades por tu Blog.

AnaCó dijo...

Tranquilo, parece que hoy ha sido el apagón analógico de los despertadores.Eres el 4º caso que me encuentro en lo que va de mañana...

José María JURADO dijo...

[felicidades por la reseña de mallo] Cuando desperté [contiene spoliers] Monterroso estaba todavía allí.

José Miguel Ridao dijo...

¡Qué envidia de sueño profundo! A mí me despierta el clic que hace antes de empezar a sonar.

E. G-Máiquez dijo...

Qué dificilisimo escribir un buen microcuento. Cuántos errores les caben. Gracias [¡gracias!] a tu comentario, JM Ridao, me doy cuenta de que puede leerse, no sólo como que el despertador se quedó sin pilas y por eso no sonó, sino también como que sonó hasta despilatarse, digamos. Uf.

Y gracias, también, a JM Jurado, pues viniendo de él gusta aún más la felicitación, y a Javier y a AnaCó por los ánimos.

batiscafo dijo...

Anacó, súmame. Ayer a mí tampoco me despertó. Pero me consta que no fue por deficiencia de la máquina.

Enrique Baltanás dijo...

¿Y cuándo uno se despierta ANTES de que suene el despertador? ¿No es eso mu malo también?

José Manuel Benítez Ariza dijo...

Eso, Baltanás, es peor.

En cuanto al cuentecillo: buena manera, también, de desmontar la memorable chorrada de Monterroso. Hipólito G. Navarro creo que lo hizo así: "El dinosaurio ya estaba hasta las narices".

Saludos