sábado, 28 de marzo de 2009

Rayos, trueno, gracias

Entre las ingentes gestiones que en mi agenda se arrebujan, estaba regar minuciosamente el jardín, seco como una mojama, y amarillo. A las siete menos cuarto, de repente, nos ha despertado un trueno tremendo y una tormenta trepidante. Entre el sobresalto me pareció que el trueno tronaba: “Yo me encargo de regar, tú concéntrate en Rosales, que se acerca el día de la conferencia, dormilón”.
¡Rayos, qué bien! Muchas gracias.

10 comentarios:

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Suerte con Rosales.
La comparación "seco como una mojama" siempre me ha gustado. Denota un sentido peyorativo genial.
Lo que ocurre es que una buena mojama no esta seca, está buena.
Un fuerte abrazo y buen fin de semana.

E. G-Máiquez dijo...

Cierto, JSM, umm. Y además, tiene la gracia de la anti-aliteración: "mojado como una mojama" resuena, travieso, en nuestros oídos mientras usamos la consabida comparación. Para un jardín creo que funciona, ¿gracias a la hipérbole?

MABS dijo...

Ya podría haber tronado el trueno aquí al lado: "Tranquilo, que ya le cambio el pañal yo al peque y le preparo el biberón, descansa campeón". Pero no, resuta que cuando la leche estaba ya templada y lista para tomar, llegó la tormenta. Demasiado tarde.
Ah, como me ha gustado lo de MABS, me lo aplico.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Esos rayos y truenos a los que evocas a dirario te han echado hoy la mano necesaria, ya que de Rosales se trataba. Ellos regarán rosales en tu patio; tú, Rosales en tu despacho.
Que te sea provechoso. Un abrazo.

Alejandro Martín Navarro dijo...

Qué suerte. Eso es porque en el sur la madre naturaleza os cuida amorosamente. A mí me despierta el silencio metafísico de La Mancha y si me susurra algo, suena más o menos así: "anda, muchicho, levántate ya, que estás aparranaoooo".

Jesús Cotta Lobato dijo...

A mí me despertaron el otro día los elementos para avisarme de que se iba a inundar el patio, porque la lluvia había traído demasiado hojarasca al sumidero. ¡Lástima tener patio y no jardín!

E. G-Máiquez dijo...

Eso pasa, Jesús, porque tú eres platónico, y yo epicúreo.

A ver si florece, Juan Antonio, que estoy de lo más distraído con los rompimientos de gloria.

MABS, me alegro que hayas detectado que el trueno acaba sus discursos con una explosión, campeón.

Y a Ale no le contesto porque se merece una entrada aparte.

Suso Ares Fondevila dijo...

Precioso.
Un abrazo.

batiscafo dijo...

¿Rosales? ¿Cuándo?, ¿dónde? ¿En Granada, quizá?

E. G-Máiquez dijo...

En Granada, sí, Cristina, con lo que eso implica de plus de responsabilidad.