sábado, 5 de noviembre de 2011

Alicia Serna

Al blog “Ramón Gaya” cuanto más se acuda mejor. Y acudan ustedes pronto a oír cantar a Alicia Serna en un acto del Museo Ramón Gaya. Alicia lo hace con una delicadeza estremecida, transparente y honda que no desentona de la pintura de Gaya y que viene directamente de la luminosidad de alma de la pintura de su padre. Porque Alicia es hija de Pedro Serna, quizá el discípulo más inteligente y personal de Gaya. Es bonito ver cómo a veces los hijos no escogen el mismo campo artístico o intelectual de los padres, pero sí continúan el mismo temblor espiritual y la misma exigencia de calidad. El caso de Alicia es paradigmático, pero también el de Rafael Trapiello (fotógrafo) y Guillermo Trapiello (pintor e ilustrador), hijos del escritor Andrés Trapiello; y también el asombroso caso de los hijos de Julián Marías: Miguel (agudo crítico de cine), Fernando (prestigioso historiador del arte), Álvaro (exquisito crítico de música clásica) y Javier (conocido novelista). Cómo lo han hecho esos padres para transmitir no ya el oficio concreto, sino la pasión y el nivel, es un misterio, aunque en los tres casos que citamos hay una coincidencia: la finura y la inteligencia de las respectivas madres. Lo pienso y lo sigo pensando según escucho y escucho los cantes de Alicia Serna con un catálogo de pinturas de su padre ante mis ojos y el gratísimo recuerdo de Isabel, su madre. 

8 comentarios:

Suso Ares Fondevila dijo...

"Agudo", "prestigioso", "exquisito" y, toca Javier Marías, "conocido". ¡Qué fino!
En mi caso, diría grandísimo novelista.

E. G-Máiquez dijo...

Bien, Suso, confieso que hablo de oídas. Pero fiándome de tu palabra, echaré las redes. Dime una novela suya, la leeré a la voz de 'ya'. Su traducción del Poema no escrito de Auden es estupenda.

Suso Ares Fondevila dijo...

Es una estupidez, pero me da miedo recomendarte una novela de Marías y que no te guste, como si la novela fuera mía. Bueno, va: "Mañana en la batalla piensa en mí". Cuéntame después que te ha parecido.

Carlos RM dijo...

Yo venía a decir lo mismo que Suso; y ya que estoy, también recomiendo 'Mañana en la batalla piensa en mí'. Y si no te gusta, pues no pasa nada.

E. G-Máiquez dijo...

No lo veo nada estúpido. A mí también me da mucho miedo recomendar libros.

Al sumarse, CRM ya me ha entrado la ansiedad. Aparcaré El mapa y el territorio para entrar en batalla.

Balaverde dijo...

Sé que la crítica acompasada es esencialmente injusta, pero no creo que un tío (Javier Marías), que es capaz de escribir estas cosas
http://www.lafieraliteraria.com/index.php?option=com_content&view=article&id=633:carta-a-los-criticos-alcurnes-adoradores-de-javier-marias&catid=32:todo

...pueda ser un grandísimo novelista, salvo en caso de que, por descuido, aparque ocasionalmente su torpe modo de expresarse y empiece a escribir bien.

Jesús Sanz Rioja dijo...

Me gusta más la literatura que la masturbación mental, de modo que prefiero oír a Miguel hablando de cine que leer a Javier. Y ya siento que el que haya salido más tonto sea el novelista.

Dal dijo...

Javier Marías es muy cargante y no creo que te gusten sus novelas. Si acaso, Todas las almas. Ahora, como traductor es estupendo. Su versión de El espejo del mar, de Conrad, insuperable.