domingo, 23 de septiembre de 2012

Buena reforma a medias

Para reformar de verdad la educación, habría que tener bien claro quién educa, a quién, cómo, para qué... La reforma de Wert, que parece que viene con puntería, tiene ese ojo cerrado, y se cree que sólo educa la escuela

7 comentarios:

María dijo...

Como es muy tarde el comentario que pongo en el diario igual no sale publicado así que te lo copio aquí:

Bueno, eso de reformar cada 4 años no es verdad: La LOE copió la Logse y la LOCE la derogaron los de la LOE por decreto ley. LLevamos muchos años sin cambiar nada. Cambiemos que lo que hay es muy malo.
Y lo demás, el cambio social, que también, no se puede hacer por ley, luego Wert hace lo que está en su mano, que es mucho más de lo que hacen los demás.

Kris Kelvin dijo...

Ayer le dije a mi mujer que quería enterarme de la reforma para saber qué iban a estudiar nuestras hijas (cuatro años, tres años y cuatro meses).

Mi mujer se rió mucho...

Gonzalo dijo...

La reflexión sobre que el problema está en la sociedad es tristemente acertadísimo, Enrique.

Amando Carabias María dijo...

Con independencia de otros matices, uno diría que mientras el protagonismo de las reformas no esté en mano de los profesionales, y estos, además, no se conviertan en el centro del sistema educativo vamos de parche en parche y tiro porque me toca.
Y estoy completamente de acuerdo en que no sólo la escuela educa; pero eso no quita que a los educadores se les trate como una mercancía que se acarrea en el mochilón, por ser simplemente ministro.
NO pertenezco al gremio, aunque tenga el título de Magisterio. Lo digo porque no se me malinterprete

Enrique García-Máiquez dijo...

Gracias (muchas) a los cuatro. Y a la risa de tu mujer, KK, que me han hecho soltar una carcajada.

Tomás Salas dijo...

Este texto es una de las cosas más lúcidas que yo he leído en los últimos tiempos sobre el tema (un tema sobre el que se dicen tantos tópicos y sobre el que todo el mundo opina sin saber; algo así como el fútbol). Es cierto: la educación tiene un serio problema con la sociedad.

Se nota que el autor es un hombre que está en la "trinchera" del aula y no en los despachos de los miles de asesores y paniaguados, que son precisamente los que suelen crear opinión sobre esta materia.

Tomás Salas dijo...

Este texto es una de las cosas más lúcidas que yo he leído en los últimos tiempos sobre el tema (un tema sobre el que se dicen tantos tópicos y sobre el que todo el mundo opina sin saber; algo así como el fútbol). Es cierto: la educación tiene un serio problema con la sociedad.

Se nota que el autor es un hombre que está en la "trinchera" del aula y no en los despachos de los miles de asesores y paniaguados, que son precisamente los que suelen crear opinión sobre esta materia.