lunes, 25 de febrero de 2013

El aristócrata, por G. K. C.


Satán, tan aristócrata, te ha invitado, educado,
a su coqueta finca, que está cerca —aquí al lado—.
Te dice que es espléndida y que se llama "El Hades".
que hay festejos, deportes y, siempre, novedades;
¡gran anfitrión!, dispara querubines al vuelo
y pesca al rey Neptuno con sirenas de anzuelo
y, escalando entre estrellas al Cielo, ese alto abismo,
con sus muchos poderes y un poco de ocultismo,
es capaz de birlarle al Creador su corona,
mas, como es aristócrata, después no lo pregona.

Pero tú ciégate y córtate la mano
y la cabeza. Haz, haz lo que esté en tu mano
—la otra— por no ir… Sin pasar por allí
no vas a ser muy listo ni muy rico ni muy….
pero aún así no vayas. ¡Es tanto lo que ignoras:
que, entre placeres, ellos te envidian cuando lloras:
que hay juegos muy didácticos, donde acabas sabiendo
que, aunque el juego termine, tú seguirás perdiendo;
que pueden ser oscuros los focos más brillantes
y que desciende buitre el pájaro que antes
te encantaba…! Satán, es cierto, da sorpresas:
como buen aristócrata, incumple sus promesas. 


G. K. Chesterton





3 comentarios:

BV dijo...

Buenísima traducción. Si se pudiera salvar eso de "There are souls more sick of pleasure than you are sick of pain", encajaría muy bien con la solución que has dado a lo del juego (que es increíblemente buena).

Enrique García-Máiquez dijo...

He puesto enlace al poema original en la página. Y en cuanto tenga tiempo me meto a ver si arreglo esa infidelidad.

Te agradezco mucho, mucho el comentario, elogio y advertencia.

Javier Vicens dijo...

Gracias por la noticia y por la traducción que no traiciona a Chesterton. Me encanta lo de las "sirenas de anzuelo". Y todo lo demás. ¡Gracias!