jueves, 14 de febrero de 2013

Regreso


Puntillosos con las cuentas, no os convenció mi concepción sesentayochista, con lo contento que me tenía el descubrimiento. En cambio, este sesgo reaccionario no creo que me lo podáis reventar. Como mis padres salieron desde aquí para tenerme en Murcia, al abrigo de la abuela materna, y, enseguida de nacer, en cuanto pudimos, me trajeron de nuevo aquí, mi primer viaje fue de vuelta, un regreso, lo que necesariamente ha de marcar carácter. Vamos, digo yo, si no tenéis nada que objetar. 

3 comentarios:

Anónimo dijo...

No empieza mal una vida que lo primero que hace -"que le hacen" el favor- es llegar a Puerto: atracar. j

María dijo...

Ya de vuelta cuando otros van.
Yo también llevé a mi hijo al Puerto enseguida, aunque no para quedarse ¡Ay!

Isa dijo...

toda la vida regresando a casa como el Hombrevivo de Chesterton