miércoles, 27 de febrero de 2013

Valor de El precio


Que otros se jacten por los libros que han escrito, yo me enorgullezco de los que he editado. Y, entre ellos, gozosamente confundo el valor y El precio, mi antología de los poemas de José Jiménez Lozano. 




El orgullo no quita el remordimiento (como suele pasar). Confesaré tres, para resumir. Desde luego, el dolor del antólogo, que es inevitable: un precio que hay que pagar, y que en este libro, por hacer honor a su título, y a la vista de la extensa obra de JJL, ha sido muy alto. El segundo, no haber preguntado al maestro (por no molestar) si quería que pusiera en cursiva las expresiones en otro idioma del poema "Muchacha a la ventana, de Dou". Opté por la naturalidad, pensando que las cursivas literaturizan las citas, y por ser fiel a la edición original del poema, pero con tan grandes dudas que aquí las pongo en cursiva, simplemente por darme el gusto de no renunciar a nada y de colgar de nuevo el poema: 


MUCHACHA A LA VENTADA, DE DOU 

Casi una niña aún.  
Aspetta. 
Attends. 
Espera 
sobre el alféizar inclinada, 
mientras pasa a estas horas el último sereno  
y aún no es la hora de las cartas. 
¿Le escribe alguien? 
É sola, 
abbandonata 
come é abbandonato il mondo, 
cadáver de plata la mañana, 
y pregunta: 
Ubi posuisti eum? 
Dove? 
Dónde? 
Oú? 
mas sólo halla 
sonrisas despectivas o corteses. 
É pazza. 
Elle croit à l’amour, la poveretta. 
ma ché cosa facciamo? 
no hace daño a nadie, sólo espera.  
Tous les matins du monde 
no habrían de amanecer sin su candela. 
 El tercer remordimiento es la única errata propriamente dicha, fuera de fidelidades a las ediciones originales en casos dudosos, aunque ha quedado curiosa. En el texto original reza: "A días, en la solana, / echas a volar tus esperanzas/ …" Suena arcaico, pero es pura errata. Debería ser: 


ESPERANZAS 

Algunos días, en la solana, 
echas a volar tus esperanzas 
y no hacen sombra.  
¿Serán vanas? 

En cambio, del prólogo, que aquí reproducen en un especial que recomiendo especialmente, todavía no tengo ningún remordimiento. Aunque todo se andará... 

PS.- Mas sí me enorgullezco de los amigos que leen así de generosos mis libros míos. 

6 comentarios:

ACdR dijo...

Conocía al JJL narrador, pero no al poeta (o sí, porque ahora reconozco mejor esa "disimulada pero intensa mirada poética" que ya impresiona en su prosa). ¡Qué descubrimiento! Impagable el prólogo también; corro a la librería.

ACdR dijo...

Mientras espero, vuelvo al poema: qué bueno que su punto de inflexión esté (tal como yo lo leo) en ese "mas" del "mas sólo halla". Y con qué habilidad resuelve el problema de introducir expresiones en otras lenguas dentro del poema, algo que siempre me ha parecido una práctica de alto riesgo. (Y gracias por el trampolink, eh; no sé si muy reformante soy como espejo, pero reflejar reflejo, o lo intento.)

Ignacio Trujillo dijo...

Buenísimo!!Magistrl!!

BV dijo...

Justo ayer en Vísperas se rezaba esto:

Es tan caro el rescate de la vida,
que nunca les bastará
para vivir perpetuamente
sin bajar a la fosa.

Que inmediatamente me recordó al poema que da título a la antología, que me parece muy bueno, pero simple comparado con esta perspectiva del rescate (completada en el evangelio de hoy).

Inmaculada Moreno H. dijo...

Enhorabuena.Está bien que seas perfeccionista, pero que eso no te mengue la satisfacción de un trabajo bien hecho y, conociendo tu trabajo,lo estará.

Jesús Sanz Rioja dijo...

Con tanto italiano, se te ha escapado un "propriamente", y justo cuando hablabas de erratas.