viernes, 10 de febrero de 2017

De los Reyes Magos


Imaginad el respingo de su madre y yo cuando Quique (cinco años) nos contó ayer que su amigo Juan va diciendo por el cole que sus padres son los Reyes Magos. "Ah", o mejor dicho, "Ag". 

Tras un segundo de angustiado silencio, la cosa fue a peor. "Le he dicho yo que lo diga". "¡Agg!", de nuevo y agravado. "¿Cómo? ¿Por qué?"

Se explica Quique: "Como Juan se llama de apellido 'De los Reyes', se me ha ocurrido el queo de que le diga a todo el cole que se llama 'De los Reyes Magos', porque sus padres son los Reyes. Mola mucho la broma". 

"Ah, mola mucho, sí", suspiro, pero el alivio se me pasa enseguida imaginando los soponcios concatenados que habrá provocado la broma en las casas de los padres de sus compañeritos.