martes, 24 de abril de 2018

Día del libro


En el colegio de mi hija, invitan a los padres a hablar a las niñas de sus trabajos. Forzando un poco las cosas, me llevaron por el día del libro a hablarles del trabajo de escritor. Llegué antes de su hora de comida. Qué ocasión perfecta. Les pude decir que para hablar del trabajo de escritor era estupendo tener un poco de hambre, para ponerse en situación.

Hablé media hora y me escucharon muy atentas y educadas. Imagino que hambrientas.

Para terminar quise leerles un poema, el dedicado a Carmen, pero, para ponerlas en situación, tuve que leerles antes "El hijo que no tengo".

Al final se me acercó una niña. Estamos hablando, ojo, de niñas de siete años. Me dijo, tímida y sonriente: "Me ha encantado el poema del hijo.  Muchas gracias. Me ha encantado: eso es justo lo que siento yo. Quiero tener un hermanito y no viene". Creo que es el comentario más bonito que me han hecho nunca.


1 comentario:

Candela dijo...

Preciosos los dos poemas. Me han hecho llorar los dos.