jueves, 27 de julio de 2006

Haiku

Murió Haiku, el perro de los Feu, un beagle pequeño y fuerte, de tres colores, que además era mi paisano, porque había nacido, hace sólo tres años, en el Puerto. Se llevaba muy bien con Carbón, o sea, que gastaba una paciencia de santo. Haiku sabía saludarte a la entrada y luego, discretamente, se quedaba fuera, en el jardín. Qué diferencia con mis perros, que obsequiosos hacen la visita de un modo excesivo o, si se les saca, exigen entrar arañando la puerta. He tratado de escribirle un epitafio:
Fiel a su nombre,
fue silencioso y breve,
inolvidable.

9 comentarios:

Dal dijo...

Gracias por quebrantar tu propósito de no publicar poemas inéditos (ni siquiera haikus) en tu blogg.

Mora-Fandos dijo...

Muy bonito y ajustado el haiku. Por el tema podría ser un metahaiku, ¿no? Tengo debilidad por todo lo meta-. Pero conviene no abusar.

E. G-Máiquez dijo...

Tu nota, Mora, tan perspicaz, Fandos, ha hecho que se me ocurra una corrección que levanta el haiku. La pongo en el original. Gracias.

Enrique Baltanás dijo...

Bonito haiku. ¿Cómo se denomina la composición poética que canta la muerte de un animal? Tiene un nombre técnico y ahora no me acuerdo.
Si fuera a una persona sería un epicedio, pero en el caso de "Haiku"... Bueno, ya me acordaré. Lo importante es que Haiku ya tiene su haiku.

E. G-Máiquez dijo...

A ver si descubrimos ese nombre, Enrique. Como reincido en los epitafios perrunos, sería interesante tener el nombre exacto de la cosa.

Begoñita feu dijo...

Querido Enrique:
me ha encantado, la nota y el haiku.En nombre de mi familia, muchas gracias.
Begoña Feu

Mora-Fandos dijo...

Me honra mucho haber contribuido a esa modificación en el Haiku.

Nadie dijo...

Can japonés,
¡inoportuno eres,
muriendo ahora!

Can Japonés dijo...

Nadie, el momento
de morir no se elige:
ya lo verás.

(Por otra parte, el haiku
está muy bien medido.)