domingo, 21 de enero de 2007

Definición de aforismo

Pereza y precisión.
¡Pero qué casualidad!, si existe. Pensaba reducir mi entrada a esta definición, cuando recibo un buen puñado de aforismos de Lec, enviados nada menos que por su traductor Emilio Quintana. No es talmente una selección, sino los que por casualidad (si existe) se quedaron en la memoria de su ordenador, tal vez descartes. En todo caso, levantan el blogg. Yo pongo la pereza; la precisión, Lec:
Al derribar las estatuas, respetad los pedestales. Siempre pueden ser útiles.
*
Exigid el resguardo cada vez que hagáis una reverencia.
*
La historia nos enseña cómo falsificarla.
*
Cada palabra es un pensamiento. No se puede decir lo mismo de cada frase.
*
En tiempos sombríos, es difícil esconderse entre las sombras.
*
Cuanto más limpias las víctimas, más sucias las manos de los asesinos.
*
En arte, la elección de las palabras no es democrática.
*
Los pies planos se reconocen incluso con coturnos.
*
A veces la aureola no deja que entre nada en la cabeza.
*
Reforzaban los lazos entre los hombres haciéndolos del grosor de una cadena.
*
Cuando el hombre deshace las palabras, el Estado se las rehace inmediatamente.
*
Estaba en lo más alto de su prestigio. A los pies del tirano.
*
El crimen es modesto, le basta un rinconcito cualquiera.
*
No toda masa gris es un cerebro.
*
La rectitud, en el hombre, no es el camino más corto entre dos puntos.
*
Creo en la evolución de las especies. Vendrá un tiempo en que la pulga y el león serán iguales. Lo que no sé es si esto se hará por el empequeñecimiento del león o por la elefantíasis de la pulga.
*
Hay quien carece del don de la verdad. Sin embargo, qué sinceridad en sus mentiras.
*
Oh, nudistas, ¿quién os va a contratar para un estriptís?
*
Cuántos hay que, a cambio de poder volver a mirase el ombligo, consienten en agachar la cabeza.

13 comentarios:

carlos rm dijo...

Empezando por el tuyo (que tiene todo el ingenio que no nombra como ingrediente), ¡qué gran desayuno de aforismos! Para ponerlos en un pedestal.

Arp dijo...

Entre Gómez Dávila y Lec y tus propios 'poemas breves' esto es un festín diario. Sigo dándole vueltas a lo de rezar / rozar.

Joaquín dijo...

La vida de los grandes aforistas (Lec, Gómez Dávila, Antonio Machado) puede guiarnos a los singulares orígenes profundos de estos 'pensamientos condensados': la experiencia cruda de la vida; o la lectura de los libros; o algo tan sencillo como una conversación de tertulia de café. No hay aforismo inocente.

"Cuántos hay que, a cambio de poder volver a mirase el ombligo, consienten en agachar la cabeza."

Nadie dijo...

El tercero por la cola es fantástico. Parece escrito por algun buen augur del pasado para un mal pronosticador ("dentro de un año estaremos bla, bla, bla") del presente con un oscurísimo futuro.

Emilio Quintana dijo...

Sí, yo creo que el noventa por ciento no está en el libro (!once años ya!). Son de un documento que estaba aquí perdido, y que hace la función de salon des refusés y carpeta de borradores (hay decenas que están medio traducidos, como centauros, o con varias versiones...) Supongo que en el libro metí los mejores y los que me parecían -en español- más fieles al original.

Después de once años, encuentro que Lec ha envejecido un poco, pero merece todo honor por haber mantenido encendida -con tantos otros: Wojtila, Szymborska, Herbert...- la esperanza de libertad de los polacos en tiempos sombríos. Y por haberme acompañado en mis correrías de entonces por Europa.

Bueno, me voy a Delft a dar una vuelta, y a presentarle mis respetos a Monsieur Vermeer.

AnaCó dijo...

El enlace de la Wiki contiene algunos aforismos en inglés...pero asumo que escribía en polaco, ¿no? ¿La traducción de Quintana es del inglés o del polaco? Perdón por la retahíla de interrogaciones, pero me pica la curiosidad.

Jesús Beades dijo...

eh, que he colgao una cosa -discretita- en mi blog...

E. G-Máiquez dijo...

Lec escribió en polaco, directamente del cual Emilio Quintana nos lo trajo a España. Yo también me hecho la ilusión al ver esos angloaforismos y me he ido corriendo a Amazon por si encontraba otra traducción con nuevos hallazgos, pero nada, no encontré nada.

Emilio Quintana dijo...

Anacó ha sacado un tema importante.

A Lec ya lo había leído en francés, en inglés y en italiano. Precisamente por eso se me ocurrió traducirlo al español aprovechando unos meses que pasé en Cracovia.

La traducción está hecha directamente del polaco gracias a una amiga mía de entonces, Anna Luzny. Ella me aclaraba las dudas y las intuiciones. Del tipo: "¿Cuándo Lec habla del "cordero dorado" se refiere al "becerro de oro" de la Biblia? Por eso hay tantos borradores y tantos aforismos medio traducidos.

A Lec le gusta jugar con las palabras y con los clisés: fórmulas comunistas, frases hechas... A veces la traducción era posible, a veces no. En "Cuántos hay que, a cambio de poder volver a mirase el ombligo, consienten en agachar la cabeza." lo de "mirarse el ombligo" tiene el mismo sentido en polaco y en español. Son traducciones muy literales porque, quizá equivocadamente, no iba buscando una frase de efecto en español sino algo que estuviera cercano al espíritu original de Lec.

Joaquín dijo...

Puede ser que la edición más reciente de Lec sea... la traducción castellana del amigo Emilio Quintana. En Amazon aparece una interesante nota de un 'reviewer' de Eslovaquia, que pinta a Lec como un satírico, lo cual no es mala caracterización, siendo de ilustre prosapia desde Luciano, hasta Erasmo, Moro, Quevedo, Swift, Chesterton... (excusas por citar en inglés):

"... One thing is true. For reasons unknown to me, when you are trying to think of a 20th century satirist, he is likely to be Russian, Polish or Czech. And none of them published anything during the last ten years. Satire seems to be especially flourishing in a repressive environment, be it Austrian-Hungarian empire, tzarist Russia, or communism.

Stanislaw Jerzy Lec (1909-1966), a Polish aphorist, was one of the last grand masters of the art of satire. His brilliant bitter-sweet collection of aphorisms, "Mysli nieuczesane", was first published as a serial in 1957, and English translation by Jacek Galazka followed in 1962. "More Unkempt Thoughts" is a follow-up, published posthumously in 1968. If you can find this gem, give it a chance."

Juan Ignacio dijo...

Muy buenos. Para mí, el de la rectitud. Y me quedo pensando en eso de "la sinceridad de sus mentiras"...

Ignacio dijo...

Qué gran verdad eso de que la sátira floreció en la monstruosa Europa comunista como en ninguna parte.

He estado leyendo este año a dos (bueno, tres) autores rusos de la primera hora de la revolución: Zoschenko y la pareja de Ilf y Petrov, que escribían al alimón yo no sé cómo; y aparte de reirme muchísimo he comprobado una vez más que el humor es lo más subversivo que existe.

Y por cierto que dejan por los suelos esas angélicas teorías de que la revolución era buena y luego se corrompió. Estoy es muy al inicio y es horrible. No hay, no era posible colarlas, acusaciones de nada grave (aunque se adivina el trasfondo sangriento) pero qué grisura, por dios.

Anónimo dijo...

los aforismo es lo mejor que me pudo haber pasado "si alguien, me dijera la verdadera razon de la verdad, seguro estaria desilusionado".